Va Carlos Martínez por la despenalización del aborto

Carlos Martínez Amador, coordinador de la bancada del PRD que ocupará la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso de Puebla, aseguró que aprovechará su nuevo cargo para impulsar una agenda legislativa de izquierda que considera la despenalización del aborto.

Otro de los temas prioritarios para Martínez será una normativa que legalice las sociedades de convivencia, así como una ley de identidad sexogenérica a favor de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual (LGBTTTI).

En entrevista, el legislador del sol azteca explicó que la agenda de izquierda ya cuenta con el aval de los partidos Movimiento Ciudadano (PMC) y del Trabajo (PT), por lo que trabajará en consensar los temas con el resto de las bancadas.


Las primeras iniciativas de corte progresista se presentaron en la LVI Legislatura (2005–2008) por parte del diputado del sol azteca Rodolfo Huerta Espinosa, quien promovió las sociedades de convivencia y la despenalización del aborto en 2006 y 2007, respectivamente.

Sin embargo, hasta el momento ninguno de esos proyectos parlamentarios ha prosperado, principalmente por la oposición de grupos conservadores del PAN y el PRI.

La junta de gobierno se creó en la Legislatura pasada para dar una representación más equitativa a todas las fuerzas políticas, por lo que el cargo de presidente se rota entre las fracciones con mayor número de integrantes.

En este primer año la posición le correspondió al PRI, a través de su coordinador parlamentario, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, quien rendirá hoy un informe de actividades sobre el trabajo legislativo de este año.

En otro tema, Carlos Martínez reconoció que 2015 será un año marcado por la austeridad ante la reducción del presupuesto, pues de los 190 millones 982 mil pesos que solicitó el Poder Legislativo, la Secretaría de Finanzas y Administración solo autorizó 147 millones 821 mil pesos.

La reducción, explicó, impactará directamente en la partida de apoyo legislativo, a través de la cual los diputados tenían ingresos adicionales a su remuneración mensual de 40 mil pesos aproximadamente.

No obstante, dijo que se encuentra garantizada la operatividad del Congreso aunque reconoció que habrá ajustes en otros gastos que no precisó.