Va a la deriva la bella

El arroyo la lleva plena

Flotando

No es Ofelia


Ni la roja Rosa de la rebeldía

Ni se suicida

Ni la asesinaron con sevicia

Es solo ella la mujer que encanta

En el vado se alza

Y así desnuda

Escurriendo de belleza

 Sacude su cabellera

Y cien peces flor saltan de ella

Proviene de un rincón del río

Habita los esteros

Es la gloria de estos lares

Un misterio vivo

Que navega

En la quimera

Es la deriva del sueño

Es el verso

La escultura del anhelo

Ahora madre ayer doncella

Mañana la niña que se perdió aquel día

En el río crecido

Que desvía en esta que es ella

La mujer que hechiza

La dueña de cuanto nace

Crece vive y muere convertida

En estrella.