El segundo piso de la autopista es ineficiente y caro en peaje: Canacintra

El viaducto elevado de la autopista México-Puebla ha sido ineficiente y caro en su peaje, afirmó Horacio Peredo Elguero, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en la entidad.

Indicó que resulta caro porque no existe una tarifa diferenciada para los usuarios que descienden antes de terminar el trayecto, y se les cobra desde el inicio los mismos 55 pesos.

A esto se suma que el cobro no es electrónico, pues se instaló un letrero que informa que el pago sólo es en efectivo debido a que se cayó el sistema de cobro digital.


El empresario señaló que estas deficiencias se traducen en pérdidas económicas para los sectores industrial y agrícola del estado que tienen que utilizar el segundo piso a pesar de las deficiencias que no se corrigen.

“Es un sistema ineficiente el que se tiene que no permite diferenciar. Sí se pudiera pagar de forma electrónica se detecta en que zona se baja y se hace un cobro diferenciado. Pero el problema es que se tiene que pagar en efectivo porque se les cae el sistema”, dijo Peredo Elguero este lunes en conferencia de prensa.

Caseta poniente del Segundo de la autopista México Puebla.
El peaje que se tiene que pagar para utilizar esta vía de 15.3 kilómetros es de 55 pesos por el tramo que se recorre en 10 minutos. Foto: Esimagen

Precisamente respecto al cobro del peaje, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo señalamientos en el informe de la cuenta pública 2015 que entregó hace dos semanas a la Cámara de Diputados.

En el documento se expone que el costo por kilómetro es 14.5 por ciento más caro que el acordado en la concesión asignada a la empresa Obrascón Huarte Lain (OHL) y 340 por ciento más alto que el de la autopista a la Ciudad de México.

El peaje que se tiene que pagar para utilizar esta vía de 15.3 kilómetros es de 55 pesos y el tramo se recorre en 10 minutos, la cuota representa un costo por kilómetro de 3.59 pesos y por esta cantidad el segundo piso de la autopista México-Puebla resulta la más cara del país.

La obra tuvo un costo total de 10 mil 500 millones de pesos, aun cuando se anunció en 10 mil millones. Fue concesionada por 30 años a las empresas OHL y Pinfra. Abarca 15.3 kilómetros, desde la planta de la Volkswagen hasta la altura del Estadio Cuauhtémoc. Tiene una salida previa en cada sentido, en el bulevar Hermanos Serdán y una más al distribuidor Santa Ana Chiautempan.