El uso de gas pimienta no resuelve la inseguridad para las mujeres, señaló el rector de la Iberoamericana

El rector de la Universidad Iberoamericana Puebla, Fernando Fernández Font, avaló que a las mujeres se les permita en este estado portar de gas pimienta y armas electrónicas para defenderse en caso de ataque; sin embargo, sostuvo que la medida no resuelve el problema de inseguridad que padece ese sector de la población, pues en países desarrollados las féminas no necesitan recurrir a ningún tipo protección para realizar sus actividades cotidianas.

El día de ayer, la comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales aprobó la reforma que despenaliza la utilización de los dispositivos mencionados, a propuesta del gobernador del estado, José Antonio Gali Fayad, toda vez que en el Código Penal estaban catalogados como instrumentos prohibidos.

“Me da gusto que se acceda, aunque evidente que es un mal menor. ¿Cómo te puedes explicar que una chica, que una mujer en nuestra sociedad tenga que tener un arma para defenderse? Que sería eso, un arma, es un instrumento que te permite defenderte y eso es el gas pimienta, que no mata, pero claro que es muy eficaz para defenderse”.


Lamentó que mientras las autoridades de los tres niveles de gobierno no ofrezcan condiciones reales de seguridad, por ello la población vulnerable se vea obligada a buscar la manera de enfrentar a la delincuencia.

“Es mejor que nada”, expresó el sacerdote jesuita sobre la reforma que se prevé será aprobada este día por el pleno del Congreso del Estado; sin embargo, Fernández Font enfatizo que esta modificación legal no significa que las autoridades no deban de trabajar para evitar que más mujeres sean víctimas de violencia e inseguridad, en algunos casos llegando hasta el feminicidio.

“Las autoridades no se pueden desentender, por eso digo que es un mal menor, que es un momento en que la sociedad responde ante una carencia del Estado para protegerse a sí misma”.

En la Universidad Iberoamericana, indicó, permitirán a las alumnas ingresar a las instalaciones con el gas pimienta o las armas eléctricas ahora que ya quede permitida su portación en el Código Penal.

La mujer agregó en entrevista el rector jesuita que tiene que defenderse donde sea.

Apenas el 13 de marzo pasado, a Irlanda Nava Castrejón, una estudiante de la Ibero, fue víctima de intento de abuso sexual cuando regresaba de un gimnasio ubicado en la zona de Las Ánimas y se  trasladaba a casa de una amiga.

En el trayecto un desconocido la amagó y arrastró hasta un terreno baldío. Ahí intentó violarla y estrangularla, luego la golpeó en la cara y la cabeza, pero la joven se defendió hasta lograr escapar con vida.

Ese hecho generó la indignación de los alumnos de esa institución, quienes en primera instancia realizaron una protesta para condenar el acto violento, repudiar los feminicidios y exigir la activación de la Alerta de Violencia de Género en el Estado de Puebla.

Posteriormente, la joven dio a conocer que ya tramitó la denuncia penal correspondiente contra su violentador, por los delitos de intento de homicidio, intento de violación y golpes; por lo que espera que las autoridades actúen adecuadamente para no dejarlo sin castigo.

Asimismo, comentó que tras el ataque que sufrió pensó en no volver a Puebla, toda vez que ella es originaria de Guerrero, pero logró recuperar ánimos para alzar la voz y dedicarse a combatir la violencia de género.