Una vez más, Álvaro Morales será candidato a la alcaldía

Atlixco. A una semana de los comicios, y luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) pidiera el pasado viernes al Partido Revolucionario Institucional (PRI) celebrar una convención de delegados para escoger entre los precandidatos a la alcaldía Josué Chávez y Álvaro Morales a su representante en la contienda por la Comuna atliscense, este último fue ratificado durante esa reunión celebrada la tarde–noche de este sábado.

A puerta cerrada, y teniendo a la Cámara del Trabajo de la CROM como sede, las huestes del tricolor votaron a favor del también médico para que aparentemente sin ningún problema continúe su campaña y se resuelva de una vez por todas ese problema que acarreaban desde el fin de la precampaña. De acuerdo con los datos oficiales, Álvaro Morales obtuvo un total de 156 votos de los delegados por 96 de su contrincante Josué Chávez.

De esa manera, adelantó el ratificado candidato, quedan atrás las diferencias entre los priistas, y a siete días de la contienda en las urnas “trabajaremos más de 24 horas para recuperar este tiempo que sirvió para poner en orden las cosas”. Aseguró que con la gente de Chávez Castañeda y de Eleazar Pérez, “quienes se sumaron en la última semana”, queda en claro que no pueden cerrar de la mejor manera.


Agregó que tras este último proceso “no hay vencedor y tampoco vencido; sólo es la formalidad de un proceso que debió hacerse. De hecho, quiero refrendarle mi amistad a Josué Chávez, quien fue un digno contrincante y al que le agradezco, que como yo, sigue siendo un gran priista con el que deseo llegar a ser alcalde”.

Insistió en que así como Josué Chávez acaba de unirse a su candidatura, en su momento lo hizo Eleazar Pérez Sánchez. “Juntos saldremos a ganar; con hechos, este 7 de julio el PRI debe alcanzar en el gobierno local”, enfatizó.

Josué Chávez comentó que en el fondo “democraticemos a nuestro partido; reconozco el valor y el triunfo que hoy se dio para nosotros los priistas. La democracia no está peleada con la unidad; vamos a trabajar todos por la victoria”.

Ambos personajes se tomaron la foto con la mano levantada en señal de que “los enemigos del PRI están afuera, y no adentro” como muchos quisieran que sucediera, coincidieron en declaraciones.