Una americana, de Nathalie Quintane, un libro ingenuo y mañoso: Gabriel Wolfson

El texto como una propuesta artificiosa y creativa, y la autora como dueña de una mirada que quizá es ingenua, mañosa e inocente, pero jamás desinformada; es así como calificó el escritor y académico Gabriel Wolfson al libro Una americana, de Nathalie Quintane.

Wolfson, al lado de Inti García Santamaría, es el editor de este texto, el segundo de la editorial Cabeza Prusia, que dirige Profética, casa de lectura, en colaboración con el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes a través del Programa de fomento a proyectos y coinversiones culturales emisión 2013.

Durante una entrevista previa a la presentación de este volumen, el editor señaló que Una americana es un texto que Quintane, escritora de origen francés, elaboró hace unos 10 años, por lo que la versión que ahora se presenta partió de una revisión de la autora y la traducción de Octavio Moreno.


En este caso, explicó Gabriel Wolfson, el lector mexicano se encontrará con un libro particular, que no se encasilla en algún género literario ya que lo mismo hay prosa poética que ensayo, narración y figuras visuales, y que en conjunto responde a una apuesta editorial de Cabeza Prusia.

“El lector se topa con una descontextualización total, ya que para empezar la autora no ha publicado ni en español ni en México, además de que no hay género literario claro en su propuesta, haciendo que esa misma incertidumbre sea atractiva para el que tiene el libro en sus manos”, dijo el también poeta.

Como ejemplo citó la propia “biografía” que escribió la autora y que aparece en una de las solapas del libro: “Me llamo Nathalie Quintane /Hello my name in Na–tha–lie–quin–ta–ne/ nací el 8–3–64/ I was born in 1964 in Paris, France/ vivo en Digne–les– Bains/ I live in the south near the Cote d’Azur/ a menudo escribo frases simples/ my style is simple, but sometimes is complicated/ publiqué mis primeros textos en revistas/ I published my poems in avantgardists, or less avant–gardists reviews/ hago lectura en voz alta en bibliotecas o salas públicas/ I can rea don my lips or in my head if you want”.

Si acaso, atajó Wolfson, hay una línea argumental más o menos visible en el libro: el descubrimiento de América, no a través de una visión histórica o argumental que pudiera ser consultada en cualquier libro de historia, sino como “un ensayo, un poema largo y medio en prosa, a veces en apuntes sueltos, que dan como resultado un texto ingenuo”.

En dicha propuesta, continuó el editor, Quintane se presenta como “una autora que habla desde una posición casi inocente siendo esa una cualidad”, ya que lo que describe lo hace casi desde otro continente, casi como afuera, en el espacio, dejando entender otra historia de colonización a través de un desajuste de mirada que también es posible en el lector.

Añadió que otra característica plausible reside en la lucidez con la que la autora escribió Una americana, “ya que sabe dónde pararse, en una época donde la gente puede viajar con facilidad y conocer, ella propone un itinerario distinto a través de una mirada inocente, que se aleja de la superioridad y el exotismo cruel y ridículo”.

Una editorial en la que no habrá novelas

Sobre Cabeza Prusia, el editor Gabriel Wolfson explicó que es un proyecto editorial con ciertas libertades debido a que el programa de publicaciones no responde a una obligación ni a una institución en particular, algo que se traduce en la libertad del sentido genérico, es decir, para publicar lo mismo poesía que ensayo y narración corta, “pero jamás novelas”.

“La idea, el sueño, es que sea una editorial que publique títulos que me gusten, que logren desconcertar un rato al lector”, agregó.

Hasta ahora Cabeza Prusia ha publicado Sombrillas, sombreros, sombras (de los principios de la arquitectura), un ensayo de Alejandro Hernández y Una americana, de Nathalie Quintana, además de un libro que fue el preámbulo del proyecto, No hay obra, hay taller, de varios autores.

Adelantó que está en preparación La tercera vía imaginaria. Grupo diáspora (s). Antología (1993–2013), coordinado por Jorge Cabezas Miranda, con la obra de autores cubanos de vanguardia.