Tren turístico Puebla-Cholula, sin permiso del INAH para construir terminales, lleva un sobre costo de 400 mdp

Foto: José Castañares/EsImagen

El proyecto del tren turístico Puebla-Cholula que ya fue licitado en tres ocasiones, aún no cuenta con permisos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para la construcción de las terminales, lleva un sobrecosto de 400 millones de pesos.

La inversión total hasta el momento es de mil 200 millones de pesos, por parte de la administración morenovallista.

Esto luego de darse a conocer que cada terminal tendrá una inversión de 100 millones de pesos, sin contar que se ha guardado hermetismo en el costo de los tres vagones que el gobierno poblano adquirió en Europa, los cuales tendrán función en un solo tren.


La opacidad en el manejo de los recursos, debido a que la autoridad se rehúsa a informar de la inversión total en esta obra, ha derivado en especulación y sobre costos de hasta 400 millones de pesos.

Cada vez que se toca el tema a los funcionarios estatales, se limitan a decir que cuenta con las garantías en caso de que se detecten desperfectos, pero se desconoce sus características técnicas así como el monto de la inversión.

Sin embargo, fue el propio secretario de Infraestructura y Transportes, Diego Corona Cremean, quien reconoció que los trabajos no inician porque primero licitaron la obra a nivel nacional y luego pedirán los permisos al organismo federal.

Es decir, el procedimiento lo hicieron al revés, como también ocurrió en la zona arqueológica de Cholula, con la construcción del parque de las siete culturas.

“Estamos en una etapa de autorización por parte del INAH, ya autorizaron de manera no oficial el proyecto de San Pedro”, respondió Cremean a los reporteros.

Inicialmente, el gobernador Rafael Moreno Valle anunció una inversión de 800 millones de pesos para el tren turístico, que tendrá una terminal junto al Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, y la segunda a un costado del sitio arqueológico.

Pero en los últimos días se han sumado 200 millones más por el costo en la construcción de los paraderos, además de 170 millones de pesos que tendrá el mantenimiento y adecuación de las vías férreas.

El trabajo del mantenimiento a las vías, causó polémica fue la obra se adjudicó de manera directa a la empresa tlaxcalteca Itisa SA de CV, que está vinculada al fraude de la Línea 12 del Metro de la ciudad de México.

Incluso esta misma empresa, no mostró en un inicio solvencia económica para llevar a cabo los trabajos.

A los nuevos 370 millones de pesos, también se suma el contrato con la empresa Audingmex SA de CV, la gerencia de la obra, por un monto de 28.4 millones de pesos, que redondea los 400 millones de pesos.