Tras labores de restauración, en la Capilla de los Dolores hallan un túnel y restos óseos

Una bóveda o un túnel con 2.7 metros de altura, oscuro, húmedo y sin desazolvar, no habría nada de particular en ello, si es que no se tratara de un espacio recién descubierto debajo de una iglesia ubicada en la Zona de Monumentos de Puebla, salvaguardada por la Unesco.

Se trata del aparente túnel que fue hallado, días atrás, en la Capilla de nuestra señora de los Dolores, un templo que permanece en restauración debido a los daños que dejó el terremoto del pasado 19 de septiembre, además del descubrimiento del tendido de lajas, el hallazgo implica el encuentro de restos óseos –en su mayoría cráneos– que pudieran referir a que se trata de una fosa común, pues las osamentas fueron encontradas a lo largo y ancho del túnel.

Dado a conocer por medios locales, el hallazgo resultó de la intervención que hacían trabajadores en el templo ubicado el bulevar 5 de Mayo y esquina con 10 Oriente y su intención de cavar una cisterna.


Fue ahí donde descubrieron la primera parte del túnel, seguido por el tendido de lajas, oquedades y respiraderos y, sobre todo, algunos cráneos que aún permanecen en su lugar en el que fueron hallados.

Por tanto, la excavación se ubica a unos pasos de la entrada principal de la capilla, donde hay unas escalinatas que da paso a este túnel de aproximadamente tres metros de longitud. Es en los costados donde se pueden apreciar los restos óseos.

Destaca que el túnel que se encuentra bajo la capilla tiene sentido hacia el norte, es decir, hacia donde se halla la zona histórica de los Fuertes de Loreto y Guadalupe, lugar en el que se libró la Batalla del 5 de mayo entre mexicanos y franceses.

Resalta, además, que tras los hallazgos, los trabajadores y el párroco Víctor Morales, dieron aviso al Centro en Puebla del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Dicha institución y su titular Víctor Hugo Valencia Valera deberán ser los encargados de la investigación y datación de dicho túnel y restos óseos.

Cabe recordar que la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores tuvo grandes daños tras el sismo del 19 de septiembre de 2017: el coro cayó y las tres cúpulas estaban totalmente facturadas y a punto de venirse abajo.

Debido a los daños, el inmueble permaneció cerrado seis meses. Incluso las celebraciones a la virgen de los Dolores se realizaron en un estacionamiento que esta al costado.

Para su intervención se contó con un presupuesto de 2 millones de pesos. En abril comenzaron los trabajos de rescate y restauración, los cuales están por concluir. Al interior ya se repararon las fisuras, mientras que al exterior se está pintando la fachada.

Otra cosa que vale la pena anotar y que conectan el hallazgo en el templo de Dolores es el hecho de la existencia de una serie de “túneles cuya red alcanza 10 kilómetros”, ubicado en el Centro Histórico de Puebla, incluso a unas cuantas cuadras de donde se ubica esta capilla.

En la página electrónica www. tesorosdepuebla.com.mx se indica que “bajo el centro de la ciudad de Puebla estos túneles conectaban iglesias con antiguos edificios y se sospecha que los revolucionarios mexicanos los habían utilizado para escabullirse durante la guerra”.

Se indica que “los primeros indicios de la existencia de los túneles los dio una serie de mapas del siglo XIX en manos de una familia de la región, pero no había ninguna prueba de que los túneles fueran reales. En 2014, durante una remodelación urbana, los constructores encontraron una parte de los túneles que se conservaron en un estado casi perfecto”.

Asimismo que “las primeras investigaciones revelan que lo túneles habían sido construidos el año después de la fundación de la ciudad 1531 por los españoles” y que “se construyeron para conectar las iglesias y monasterios más importantes de la ciudad, (pues) los caminos se usaban para transportar las riquezas de la iglesia católica y esconderlas de la gente”.

Se señala, además, que “esta grande red de túneles a lo largo de 10 kilómetros de caminos subterráneos construidos en los siglos XVI, XVII y XVIII ahora pueden ser visitados”.

Por último, se indica que “en los túneles se revelan tres estilos lo que se significa que los túneles se construyeron durante varios siglos. Estos cuentan con 15 diferentes sistemas de arcos que han sostenido las estructuras a través de los siglos”.