Piden en Tonantzintla consulta ciudadana a la comunidad para definir instalación de “Barrio Smart”

FOTO: esimagen / José Castañares

A propósito de la realización en Puebla del Smart City Expo Latam, un grupo de pobladores de la comunidad de Santa María Tonantzintla exigió la realización de una consulta ciudadana y la cancelación definitiva del proyecto “Barrio Smart”, debido a que atenta contra los usos y costumbres del pueblo, según el peritaje del área de Antropología Social de la Procuraduría General de la República (PGR).

La información fue dada a conocer por lugareños que integran el comité de vecinos de la localidad, que pertenece al municipio de San Andrés Cholula.

Lo anterior, luego que las autoridades municipales autorizaron derrumbar un antiguo reloj y el puente, así como levantar un camino de piedras que afectaron la plaza principal del poblado para dar cabida a este proyecto moderno, sin contar con el permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).


En las instalaciones de la Librería Profética, los pobladores destacaron que el dictamen emitido por la PGR es elemento legal suficiente para solicitar la realización de una consulta a la ciudadanía sobre la viabilidad del “Barrio Smart”.

En enero pasado, dicha obra comenzó a ejecutarse y debido a que los lugareños interpusieron un amparo para frenar la obra, esta sólo tuvo un avance del 25 por ciento.

Dos meses después, en marzo, la obra fue suspendida, aunque las autoridades confían que antes de diciembre se resuelvan los cuatro amparos interpuestos por los pobladores para concluir con los trabajos.

En su intervención, Mercedes Tecuapetla, habitante de Tonanztintla, informó que la autoridad federal reconoce a esta comunidad como un pueblo indígena náhuatl, que se rige por usos y costumbres.

Partiendo de ello, argumentó que Tonantzintla aún conserva los cargos eclesiásticos como los tiachcas, fiscales y mayordomos, que son cargos que se heredaron desde la Colonia, así como puestos civiles en la presidencia auxiliar.

En ese sentido, demandó al gobierno de Leoncio Paisano Arias a efectuar la consulta ciudadana para que sean los propios pobladores quienes decidan el futuro del proyecto.

De rechazarse la instalación del “Barrio Smart”, también solicitó a las autoridades que respeten la decisión de los habitantes de Tonantzintla y se repare el daño presentado.

Además exigió que haya castigo a las autoridades que intervinieron para autorizar el derrumbe del reloj y el puente en el centro de la localidad.

Precisó que los elementos arquitectónicos señalados dan identidad a quienes habitan en esta comunidad indígena, los cuales fueron derruidos para la instalación del “Barrio Smart”, sin consentimiento de sus pobladores.

Otros dijeron que el “Barrio Smart” atenta contra las tradiciones y costumbres del pueblo cholulteca conformado por 10 mil habitantes, por imponer una forma de vida diferente a la cotidiana en este pueblo originario que resiste a transformarse.

Los declarantes señalaron que más del 50 por ciento de la población, unas 6 mil personas, son originarias de Tonanzintla, de las cuales el 90 por ciento han rechazado públicamente el proyecto según estimaciones recabadas en asambleas informativas efectuadas en el lugar.

Por esta razón, reclamaron a las autoridades iniciar con la encuesta a los habitantes del poblado, para que en definitiva se cancele los trabajos que no sólo han puesto en riesgo la arquitectura de la comunidad, sino ha puesto al pueblo en contra de las autoridades por permitir que este tipo de proyectos se instalen si advertir las consecuencias.