Puebla es primer lugar de tomas clandestinas de gas LP: Amexgas

FOTO: esimagen / José Castañares

El estado de Puebla no sólo ocupa el primer lugar nacional en tomas clandestinas a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), sino que además es primer sitio en el robo de gas licuado de petróleo (LP), con un aumento de 56 por cientos en actos delictivos en el último año.

La información fue revelada por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas, tras destacar que el mayor número de tomas clandestinas se concentra en la zona del Triángulo Rojo.

Lo anterior, debido a que en la región de Puebla-Tlaxcala existe un mercado negro en el que se comercializa el gas robado, generando pérdidas de mil 102 millones de pesos al mes.


En 2016, las autoridades reportaron 53 tomas clandestinas a ductos de Pemex para robo de gas LP. Un año después, la cifra aumentó a 61 hechos delictivos y, ahora, de enero a junio son 41 tomas.

Las zonas con mayor número de tomas clandestinas se registran en el Triángulo Rojo, en los municipios de Tepeaca, Palmar de Bravo, Acajete, Quecholac, Amozoc y Acatzingo.

Esta situación ha provocado que en los últimos 18 meses hayan perdido la vida 27 policías municipales y estatales, en el cumplimiento de su deber.

El pasado 15 de junio, seis policías del municipio de Amozoc fueron asesinados sin que hasta la fecha se conozca con certeza cómo ocurrieron los hechos.

El ilícito se agudizó desde hace dos años y se presenta a escala nacional, afectando principalmente a Ciudad de México y los estados de México, Morelos, Querétaro, Hidalgo, Guanajuato, Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

El presidente ejecutivo de Amexgas, Jaime Ayala, detalló que por el robo de gas LP existe un quebranto de mil 102 millones de pesos mensuales, de los cuales 70 por ciento afecta a Pemex y 30 a las distribuidoras del energético.

Además, dijo que la industria calcula que el robo de gas LP a escala nacional asciende a unas 58 mil toneladas.

Por otra parte, el robo de autotanques y semirremolques a la industria formal va en aumento. Desde 2017 se han contabilizado cerca de 200 unidades hurtadas, con el consecuente impacto en la seguridad del personal administrativo y operativo de las compañías.

Ante ese panorama, la industria se ha visto obligada a modificar sus esquemas de operación.

Durante el primer semestre de este año se han tenido que suspender 17 rutas de distribución, debido a la inseguridad, y existe la posibilidad de que en el segundo semestre se cancelen otras 17.

Como muestra de la situación, en los pasados dos meses, sólo en el llamado triángulo rojo, región que forman Puebla, Tlaxcala y Veracruz, el robo ha crecido 56 por ciento, pasando de 40 millones de pesos al 30 de mayo anterior a más de 62 millones en agosto.

Advirtió que de continuar esta situación, se calcula una posible pérdida de hasta 14 mil empleos formales directos y casi 50 mil indirectos en todo el país, por las afectaciones a la cadena de distribución.

La industria de este último sector señaló que el volumen robado representa un riesgo exponencial para los consumidores, pues de los 30 millones de servicios al mes, aproximadamente 2 millones 320 mil son clandestinos y ponen en peligro a miles de familias.