Telefonistas poblanos temen perder derechos y antigüedad por la división funcional de Telmex

De manera simultánea, en los estados del sureste del país, trabajadores en activo y jubilados del Sindicato de Telefonistas realizaron una protesta la tarde de ayer contra la división funcional de Teléfonos de México (Telmex).

En Puebla, el mitin se realizó en la ciudad capital, donde alrededor de 80 empleados se inconformaron, pues de avalar esta medida podrían perder sus derechos y antigüedad laboral.

Gabriel López Díaz, secretario de Jubilados del Sindicato de Telefonistas, expuso que las violaciones al contrato colectivo surgirían porque la nueva empresa que contrate a los trabajadores activos no les tomaría en cuenta los años laborados previamente ni los derechos adquiridos.


En el estado de Puebla serían alrededor de mil 700 trabajadores afectados, de los cuales 800 son jubilados y aproximadamente 900 activos.

Asimismo, los sindicalizados protestaron por mejorar sus condiciones laborales, pues en enero depositaron dos emplazamientos a huelga que vencen el próximo 25 de abril. Uno de ellos es por la revisión del contrato colectivo de trabajo y otra por la violación al mismo, derivado de la posible división funcional de la empresa de telefonía.

El lunes se instaló la asamblea nacional en la Ciudad de México, que atenderá el problema derivado de ambos emplazamientos.

El sindicato de Telefonistas pide un aumento de 18 por ciento directo al salario, así como la apertura de cuatro mil vacantes para todo el país; el año pasado el incremento otorgado fue de 6 por ciento global, de los cuales 4.5 por ciento fue a sus ingresos y el resto en prestaciones.

Anteayer, Gabriel Contreras, comisionado presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), declaró que no habrá marcha atrás en la separación de Telmex, al considerar que no habrá afectos que atenten contra los trabajadores porque el dueño seguirá siendo el mismo.

En ese sentido, López Díaz dijo que las movilizaciones son el inicio de la lucha para que Telmex permanezca como una sola entidad, y en caso extremo llegarían a la colocación de banderas rojinegras.

Arturo Medina, secretario del Interior del sindicato de Telefonistas, informó que son 60 mil trabajadores en todo el país los que están bajo incertidumbre laboral, pero que están dispuestos a recurrir a marchas y paros.