Aplica Comuna de Tehuacán operativo contra ambulantes para evitar que vendan en el centro

Tehuacán.- Con un operativo de policías, maquinaria y personal de industria y comercio se llevó a cabo el desalojo de ambulantes de las calles del centro de la ciudad, en las cuales de inmediato comenzaron a trabajar trascabos para levantar las banquetas y el adoquín. Los comerciantes decidieron realizar una protesta en el Palacio Municipal para exigir un diálogo con la presidente, Ernestina Fernández Méndez.

Al filo de la 4 de la madrugada de este miércoles se inició el operativo para levantar la mercancía que algunos vendedores dejaron en sus puestos, así como para mover a los pocos que, a pesar de la lluvia, pernoctaron en sus lugares para resguardar sus productos.

Los trascabos comenzaron a levantar las banquetas y adoquín, en la calle Gabino Barreda, que ocupaban las vendedoras de hierbas medicinales, principalmente, cuya mercancía fue subida a camionetas sin que se informe por parte de las autoridades hacía dónde se trasladó todo ese producto.


Durante la tarde del martes los vendedores fueron notificados por escrito que debían retirarse de las calles, ante ello expresaron que no se les concedió el tiempo que la ley indica para que dieran respuesta a esa notificación, por lo que expresaron que el ayuntamiento incurrió en una violación a la legalidad, así como a los derechos de los comerciantes, dado que existe un proceso de amparo que aún no concluye y por tanto explicaron que no hay sustento para el desalojo.

Señalaron que los elementos de la Policía Municipal golpearon a las personas que se encontraban en ese momento resguardando sus puestos, así como a un indigente que suele pernoctar en esa zona, por lo que reclamaron airadamente al director de Seguridad Pública, Marco Antonio López Alfaro por esos hechos. En respuesta el funcionario sostuvo que no hubo ninguna persona agredida físicamente y sugirió que si alguien se siente agraviado de ese modo que acuda a interponer su denuncia penal.

A decir de algunos de los inconformes hay quienes perdieron hasta 70 mil pesos en mercancía, por lo cual adelantaron que procederán con las demandas en contra de las autoridades municipales al tiempo de advertir que no van a trasladarse al nuevo mercado municipal, Benito Juárez García, sino que van a permanecer en las calles del centro y si es necesario colocarán sus puestos en la explanada del Palacio Municipal.

Cerca de las 8 de la mañana un grupo de vendedores se apostó afuera del Palacio Municipal para exigir que la presidente, Ernestina Fernández, salga a dialogar con ellos porque han pedido audiencia constantemente sin que los atienda; hasta el momento el ayuntamiento no ha emitido ningún comunicado sobre esos hechos.

Mientras un grupo se mantenía en la explanada del Palacio Municipal, otros persiguieron una camioneta con cobradores del área de Fomento Comercial, logrando retener a cuatro de ellos a quienes durante una hora, aproximadamente, mantuvieron amarrados para presionar a que tanto la presidente como el regidor de industria y comercio hicieran acto de presencia.

Con una lona con la leyenda “Justicia para los que menos tienen” bloquearon la puerta principal del edificio y aunque no se impidió la entrada a las personas los trabajadores de la Comuna se retiraron del inmueble, de modo que hubo suspensión de actividades.

Comerciantes de antojitos mexicanos de Santa María Coapan llegaron con su presidente auxiliar, Miguel Ángel Flores Albino, para dialogar con el síndico, Miguel Ángel Romero Calderón, pero las mujeres abandonaron la mesa de diálogo al no sentir que su representante defendía su causa, por lo que señalaron estar decepcionadas del edil de esa población.

El director de Gobernación municipal, Ángel Ernesto Ramírez García, negó categóricamente que durante la madrugada los elementos policiacos hayan golpeado a los comerciantes y argumentó que los policías solo tuvieron la encomienda de resguardar la maquinaria que entró para iniciar los trabajos de remodelación de las calles.

Para mantener vigilado el centro de la ciudad así como el palacio se movilizaron a 50 elementos, según cifras del director, quien dijo que ese operativo se mantendrá el tiempo que sea necesario, hasta que la situación se normalice, ya que los vendedores anunciaron su decisión de no moverse de la explanada municipal hasta dialogar con las autoridades.

Hubo un acuerdo para que los inconformes liberaran a los trabajadores retenidos, quienes declararon que a pesar de la tensión del momento no fueron tratados de manera violenta por las personas, ya que ellos mismos accedieron a trasladarse hasta el sitio donde les indicaron.

En un segundo diálogo participaron el representante legal de un grupo de los vendedores, el síndico y el presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia, Felipe Patjane, pero tampoco hubo acuerdos en el mismo por lo cual a partir de ese momento los vendedores anunciaron que instalarán sus puestos en la explanada del palacio, al no contar con un espacio en el centro de la ciudad para vender sus productos.

Al cierre de esta edición los manifestantes seguían en plantón en esa zona y se preparaban para pernoctar ahí, así como continuar con su venta en la explanada, pues dijeron que no se moverán hasta que la presidente los reciba y les den una solución favorable a sus demandas.