Taxistas exigen a autoridades poner freno a la delincuencia

Tehuacán. Más de 200 taxistas llevaron a cabo una caravana de protesta por el asesinato de uno de sus compañeros, ocurrido la noche del sábado en la colonia Tepeyac. Los transportistas exigieron a las autoridades municipales aplicar acciones inmeditas para frenar la ola de asaltos que vive el municipio, así como justicia para Ambrosio.

En el Monumento a la Madre, se concentraron los taxistas para llevar a cabo su manifestación, la caravana llegó hasta la junta auxiliar Santa María Coapan, donde se llevó a cabo el sepelio del conductor del taxi 116, sus compañeros participaron en la misa de cuerpo presente y posteriormente lo acompañaron al panteón donde se le sepultó.

La indignación se hizo presente en los trabajadores del volante, quienes exigieron que la Policía Municipal y toda el área de Seguridad Pública trabajen realmente para combatir a la delincuencia, ya que cada vez son más constantes los asaltos contra ese gremio.


La inseguridad está a la orden del día, explicó uno de los líderes, quien pidió omitir su nombre por temor a ser víctima de represalias, ya que hasta el momento el hombre que dio muerte a Ambrosio no ha sido detenido, por lo que existe el temor de que vuelva a cometer más ataques.

Pidió a las autoridades municipales que tomen muy en serio el deber que tienen de brindar seguridad a la población, “que nos apoyen, que tomen en consideración que no es solamente la muerte de un taxista, sino también el desamparo en que queda toda una familia”.

De igual modo pidieron que la Fiscalía General del Estado (FGE) ponga empeño en las investigaciones, porque la mayoría de los asaltos que sufren los taxistas no se esclarecen, lo que permite que los delincuentes sigan libres y cometiendo más actos ilícitos.

Destacaron que entre ellos llevan a cabo ciertas medidas para protegerse de los hampones, sin embargo eso no es suficiente porque los asaltantes actúan con mucha rapidez y de forma violenta, lo que impide a los conductores hacerles frente ellos solos.

Ante esa situación se lanzó el llamado para organizarse todo el gremio del transporte público para exigir a las autoridades de los tres niveles de gobierno una labor conjunta para poner un freno inmediato a la delincuencia que ya sembró el pánico en el municipio y toda la región.