Suman ocho transportistas asesinados en lo que va del año, informó el delegado de Amotac

Tehuacán. La violencia en contra de los transportistas va en aumento, y una muestra de ello es que en lo que va del año suman ya ocho conductores asesinados en asaltos, advirtió Mario David García de los Santos, delegado regional de la Alianza Mexicana de Organización de Transportistas (Amotac).

A decir de Mario David, diariamente les reportan el robo de, por lo menos, dos unidades, lo cual resulta preocupante porque las víctimas son pequeños transportistas que con esos ataques ven mermada su economía, pero algunos de ellos no solo sufren la pérdida de sus camiones, sino también son agredidos físicamente.

Hace 20 días, refirió, uno de sus compañeros se resistió a un asalto y fue herido mortalmente, aunque sus compañeros se organizaron para brindarle ayuda murió cuando lo trasladaban a una clínica.


Las zonas en donde se cometen más estos asaltos son las de Libres, Esperanza, Tlacotepec de Juárez, Tecamachalco y las carreteras que conducen al estado de Veracruz, por el lado de Orizaba, así como a Oaxaca, por la región de Huajuapan, por lo que para los conductores trabajar es ya un riesgo.

Ante estos hechos el líder de Alianza Mexicana de Organización de Transportistas llamó a los tres niveles de gobierno a poner mayor empeño en el cuidado de las carreteras y garantizar la seguridad en las mismas, toda vez que se les mantiene en abandono, y por ello los delincuentes actúan con absoluta impunidad al no existir autoridad que les haga frente.

Resaltó que la violencia e inseguridad no es un asunto que solo sufran los camioneros, sino que es algo tan generalizado que ya ni las escuelas se salvan, por lo tanto consideró que las autoridades deben cumplir con su deber y no ocuparse de los aspectos electorales, que parece son para ellos más importantes que el pueblo al cual deben servir.

Para García de los Santos, la forma de actuar de los gobiernos hace pensar que están de acuerdo con los delincuentes, por lo que sentenció que “no lo vamos a permitir, no vamos a dejar que usurpen  nuestra tranquilidad”.

A los candidatos les exigió demostrar con hechos que pueden cambiar el rumbo de México en lugar de andar prometiendo tanto, ya que el pueblo se cansó de solamente recibir promesas que luego jamás se cumplen, por lo que les advirtió que la gente dará su apoyo por lo que hacen”.