SOMETIMIENTO DE PODERES

En medio de señalamientos sobre su afinidad con el Partido Acción Nacional y el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, Ignacio Galván Zenteno y José Montiel Rodríguez se convirtieron en magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) por el voto del Congreso de Puebla, a pesar de que ambos están evidentemente vinculados al ex gobernador y hoy senador plurinominal electo, Rafael Moreno Valle Rosas.

José Montiel fungió como subsecretario Jurídico de la Secretaría General de Gobierno durante la administración morenovallista, mientras Ignacio Galván es esposo de la actual titular de Salud del estado, Arely Sánchez Negrete.

Es así que Moreno Valle ha logrado colocar en el TSJ de Puebla a 16 de los 23 magistrados que lo integran, con el aval del Congreso de Puebla, gracias a la mayoría que el PAN mantiene en ese poder del estado desde 2011. El número podría incrementarse a 17 debido a que se encuentra pendiente la designación del reemplazo de Manuel Nicolás Ríos Torres, miembro de la “vieja guardia” que suma con él siete magistrados.


La situación de los poderes Legislativo y Judicial en Puebla raya en el descaro, pero hay que sumar el control que el morenovallismo tiene sobre otras instancias como la Fiscalía General del Estado (FGE), con lo cual se suman ya más de siete años y medio de la eliminación de la división de poderes. Es por esa razón que campean los abusos de poder y la impunidad, lo que hace necesario que el nuevo Poder Legislativo restituya cuanto antes la democracia y la institucionalidad.