Solicitud de amparo exhibe impedimentos de Cruz Bermúdez para ser magistrado

Solicitud de amparo exhibe impedimentos de Jorge Benito Cruz Bermúdez para ser magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Jorge Benito Cruz Bermúdez está impedido para ser magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), pues no cumple con varios requisitos establecidos en la Constitución General de la República, entre ellas tener una carrera destacada en el Poder Judicial o no haber ocupado una secretaría o cargo similar.

Lo anterior se desprende de un amparo que solicitó Alfredo Páez Cruz para reclamar la inclusión del aún presidente del Comité Directivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la terna que José Antonio Gali Fayad propuso al Congreso Local, para elegir al sucesor del magistrado Manuel Nicholas Ríos Torres.

El juicio de garantías quedó registrado con la clave 010489/2018 ante el Juzgado Sexto de Distrito de Amparo en Materias Civil, Administrativa y de Trabajo y Juicios Federales.


Páez Cruz invoca la fracción III del Artículo 116 de la Carta Magna para evidenciar la ilegibilidad de Jorge Benito Cruz, pues ahí se establece que “no podrán ser magistrados las personas que hayan ocupado el cargo de secretario o su equivalente, procurador de Justicia o diputado local, en sus respectivos estados durante el año previo al día de su designación”.

Agrega que “los nombramientos de los magistrados y jueces integrantes de los Poderes Judiciales locales serán hechos preferentemente entre aquellas personas que hayan prestado sus servicios con eficiencia y probidad en la administración de justicia o que lo merezcan por su honorabilidad, competencia y antecedentes en otras ramas de la profesión jurídica”.

Los dos criterios descritos en el precepto constitucional dejan en los hechos a Jorge Benito Cruz Bermúdez fuera de toda posibilidad de ser electo, pues por principio de cuentas, se desempeñó hasta diciembre del año pasado como titular del Comité Administrador de Espacios Educativos.

Además, no tiene la menor trayectoria, ya no en el servicio público del Poder Judicial, sino como abogado, lo cual es destacado en la solicitud de amparo a través de cuestionamientos: “¿Jorge Benito Cruz Bermúdez ha escrito algún libro de derecho o ensayos o tesinas en materia jurídica reconocidas por la academia?, ¿ha sido acaso un litigante que cuente con un perfil sobresaliente, por llevar con éxito la defensa en asuntos de importancia y trascendencia? ¿O quizá haya sido un servidor público quien ha desempeñado algún cargo público (sic) relevante desempeñado con eficacia?”.

Se menciona también una jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación –tesis P./J. 101/2000, Seminario Judicial de la Federación y su Gaceta Tomo XII, Octubre de 2000, Novena Época, página 32, 190976– en la que se deja claro que se debe privilegiar “la carrera judicial para ser nombrado como magistrado de los Tribunales Superiores de Justicia de los estados, misma que resulta de observancia obligatoria”.

“Además, a la presente fecha (sic) Jorge Benito Cruz Bermúdez es líder estatal de un partido político, lo que, por si solo, le impide desempeñar el cargo de magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Puebla, ya que la independencia del Poder Juducial local se vería mancillada permanentemente al permitir la intromisión de intereses políticos en el quehacer jurisdiccional”.

Consultado sobre el particular, Juan de Dios Varela Marino, presidente de la Barra Libre de Abogados Democráticos de Puebla, advirtió que si a pesar de conocer los impedimentos que tiene Jorge Benito Cruz Bermúdez para ser magistrado, la mayoría de los diputados lo impone, entonces también se harían acreedores a sanciones a solo 15 días de que pierdan el fuero.