Sin consentimiento, la Ssa cambió el pago de nómina a otro banco; afectó a 12 mil empleados

Damián Ortega, líder de la sección 7 del Sindicato Nacional Independiente de la Secretaría de Salud, informó que solicitaron por escrito al secretario Roberto Rivero Trewartha y al líder sindical oficial, Julio Alfredo García, de la sección 25, que se eche para atrás el acuerdo de pago de nómina en Santander
Damián Ortega, líder de la sección 7 del Sindicato Nacional Independiente de la Secretaría de Salud, informó que solicitaron por escrito al secretario Roberto Rivero Trewartha y al líder sindical oficial, Julio Alfredo García, de la sección 25, que se eche para atrás el acuerdo de pago de nómina en Santander

Sin el consentimiento de los trabajadores, la Secretaría de Salud del estado (Ssa) decidió cambiar de institución bancaria para pagar a más de 12 mil trabajadores sindicalizados en la entidad; por lo tanto, desde la quincena pasada los depósitos se realizan a través de Santander y no de HSBC.

Esto ocasionó la inconformidad de los empleados, pues hay municipios donde no existen cajeros ni mucho menos sucursales de Santander, por lo que tendrán que pagar una comisión por el retiro de su dinero en otros bancos.

Al respecto, el secretario general de la sección 7 del Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Snitssa), Damián Ortega, informó que solicitaron por escrito al secretario Roberto Rivero Trewartha y al líder sindical oficial, Julio Alfredo García, de la sección 25, que se eche para atrás el acuerdo de pago de nómina en Santander.


El documento fue respaldado con 150 firmas de empleados, quienes se oponen a que su dinero continúe en el nuevo banco; de lo contrario advirtieron que harán valer la nueva Ley de Portabilidad de Nómina para cambiarse a la antigua compañía.

Argumentó que el citado banco no aparece dentro de los 12 primeros lugares de instituciones financieras que se califican en el país, como reportó la Comisión de Defensa del Usuario de Servicios Financieros (Condusef).

Por lo anterior, aseveró que los trabajadores que por 20 años mantuvieron su pago de nómina de HSBC perderán algunos beneficios, como las prestaciones, aunado a que por el cambio de banco les están exigiendo a las personas que paguen préstamos anteriores.

Sin embargo, ante la falta de respuesta tanto de la Secretaría de Salud como de la Sección 25 del SNTSA, amagó que serán los medios de comunicación los que sirvan como interlocución entre las autoridades estatales y la dirigencia sindical independiente.

En ese sentido, agregó que desde la llegada de Rivero Trewartha a la Secretaría de Salud hace más de cuatro meses no ha habido un acercamiento con la sección 7.

Por su parte, el secretario de Conflictos del Snitssa, Mario Arturo Paz Cruz, quien además es trabajador del Hospital de la Mujer en Tehuacán, informó que en este nosocomio también existe una inconformidad generalizada por el cambio de nómina a otro banco.

Dijo que se trata de una arbitrariedad que atenta contra el bolsillo de los empleados, por lo que también giraron un oficio al secretario general de la sección 25, Julio Alfredo García, donde dan a conocer su enérgico rechazo a la imposición de institución financiera para el depósito de sus prestaciones laborales.

Arguyó que nunca se les notificó de manera oportuna el cambio de institución, presentó el cuadro comparativo entre los bancos que ofrecen las mejores prestaciones en el país, lista en la que no aparece Santander, y en la que por cierto HSBC aparece con la máxima calificación de 10, por los servicios que otorga.

“En Tehuacán nos dijeron que aceptáramos a Santander con el ‘gancho’ que nos dará un seguro de vida por un año de 100 mil pesos, cuando esta misma prestación la teníamos gratis en HSBC; por eso 90 por ciento de los trabajadores del Hospital de la Mujer estamos inconformes por la medida tomada de forma unilateral, sin consultar al afectado”, concluyó.