Simitrio: el derecho al revés / IX

Puebla destaca en el ámbito nacional por el gran número de sus presos políticos. la obra material ha sido colocada como biombo que busca esconder los abusos que se cometen contra la población al amparo de la “aplicación de la ley”. el caso de simitrio muestra un ejercicio del poder público carente de apego a principio ético alguno, no solo por violentar los derechos humanos de éste, sino, a la vista de los hechos, al atentar contra la integridad y seguridad de su familia e intentar la destrucción política de la upva 28 de octubre mediante el represivo desalojo de los vendedores de sus distintos lugares de trabajo; acciones en las que el ayuntamiento ha tenido una nada honrosa participación. el discurso de justificación de estos ataques es, sencillamente, detestable.

Porque el poder de la verdad debe oponerse a este poder sin verdad y exhibir la miseria moral de sus acciones, aludiré a la imputación que fuentes gubernamentales han difundido acusando a Simitrio y sus hijos de presunta participación en actividades de narcomenudeo. transcribo –literalmente– el informe policial con que la “procuración y administración de justicia” ha sometido a prisión preventiva a Rubén Sarabia hijo: “en atención a la denuncia anónima…que en este momento se recibe llamada telefónica en estas oficinas por parte de una persona con voz del sexo masculino, quien manifestó que desea denunciar un lugar donde venden droga, informando que en la privada de la 78 poniente y 5 norte de la colonia 16 de septiembre norte, de la ciudad de Puebla, Puebla, hay una casa de tres niveles de color verde claro, que ahí vive un sujeto del sexo masculino de nombre Rubén Sarabia Reyna, que es moreno, de aproximadamente 35 años de edad, de un metro con setenta centímetros de estatura, de complexión robusta, de cabello corto a casquete, lacio y negro, cejas arqueadas, de barba y bigote en crecimiento, quien en dicho domicilio vende y distribuye marihuana y cocaína a cualquier hora del día y parte de la noche, que esto lo sabe porque vive cerca del lugar, además porque en una ocasión acompaño a uno de sus familiares a comprar cocaína, e inmediatamente posterior a esto manifestado se corta la llamada. lo que se hace constar para los efectos legales a que haya lugar…” (…) “en relación al inciso a) El que suscribe se trasladó al domicilio citó en privada de la 78 poniente numero 320 esquina 5 norte de la colonia 16 de septiembre de la ciudad de puebla, lugar donde corrobore que efectivamente se encuentra dicho domicilio así mismo por investigaciones se logró saber que las personas que habitan dicho inmueble responde a los nombres de Atlotonatiuh Rubén Sarabia Reyna, en compañía de su esposa de nombre Ana Rosas Porto y sus tres menores hijo, asimismo se logró saber que dicho sujeto y su esposa son comerciantes en el mercado hidalgo teniendo puestos en el mismo. en relación al inciso b) El nombre correcto y completo es Atlotonatiuh Sarabia Reyna, persona la cual parte de vender drogas (marihuana y cocaína) dentro de su domicilio, es comerciante en el interior del mercado hidalgo de la ciudad de puebla. en relación al inciso c), El que suscribe a puesto vigilancia a distancia con la mayor discreción en diferentes horas del día en compañía los cc. Jorge González Zallagos y Rigoberto Suarez Rojas, agentes 269 y 441 de la policía ministerial del estado en el domicilio cito en privada de la 78 poniente numero 320 esquina 5 norte de la colonia 16 de septiembre de la ciudad de puebla, lugar donde he visto que efectivamente existe movimiento en dicho domicilio, ya que a diferentes horas del día llegan sujetos tocan la puerta y se introducen al mismo, no tardando más de dos o tres minutos en el interior, agregando que dicha vigilancia se realizó aproximadamente a 300 metros de distancia utilizando para dicho fin unos binoculares para no ser detectado, por lo que he logrado percatarme que efectivamente comercializan estupefacientes en ese domicilio, asimismo se ha observado que esta persona tiene una camioneta chevrolet cerrada de color arena en la cual realiza al día aproximadamente 10 vueltas de la casa al mercado Hidalgo esto se corroboro toda vez que se le puso vigilancia a distancia siguiéndolo al mercado y se pudo observar que la camioneta la deja estacionada en el estacionamiento del mercado unión de esta ciudad agregando que no fue posible seguirlo en el interior del mercado toda vez que los locatarios del mismo mercado se alteran al ver presencia policial, cabe hacer mención que el día de ayer 22 de octubre del año en curso, siendo aproximadamente  las 12 del día estando en vigilancia en el domicilio antes citado se observó cómo llegaba un sujeto de aproximadamente 18 años de edad que vestía pantalón de mezclilla y playera del equipo américa, el cual estuvo tocando en la casa antes señalada y que instantes después salió de la misma una persona del sexo femenino atendiéndolo y posteriormente se retiró, por lo que calles adelante se le hizo el alto para hacerle una revisión de rutina constatándose que no llevaba ninguna droga u objeto ilícito dentro de sus ropas.

Al interrogarlo sobre su presencia en el inmueble antes señalado, manifestando que iba a comprar cocaína ya que era adicto a la misma, pero que le dijeron que la persona que el buscaba no se encontraba, que regresara más tarde por lo que se retiró con la intención de regresar, agregando que la persona que le vende la droga solo sabe que se llama Rubén y cuando no lo encuentra en la casa se va para el mercado Hidalgo con el fin de contactarlo en el interior del mismo, por lo que se corroboró que en ese inmuebles se comercializa droga. en relación al inciso d) Se logró saber que dicha sustancia, la cocaína, la adquiere en la ciudad de México toda vez que tiene familia radicando en dicha entidad  y la marihuana se la llegan a entregar al interior del mercado hidalgo, personas del estado de Oaxaca. en relación al inciso e). Asimismo se entrevistó a quien dijo llamarse Gloria Sánchez Galindo persona de 67 años de edad aproximadamente quien manifestó ser vecino de la zona ya que tiene viviendo ahí como 50 años y que efectivamente desde hace aproximadamente dos años a la fecha se ha percatado que en diferentes ocasiones, mas por las tardes y noches, llegan sujetos con a comprar droga al lugar antes mencionado.


Agregando que ella sabe que la persona que habita ese inmueble es muy conflictivo y agresivo y que sabe responde al nombre de Atltonatiuh Rubén Sarabia Reyna, no teniendo más datos que agregar, cabe hacer mención que dicha persona no quiso proporcionar su domicilio por temor a represalias pidiendo el anonimato. Asimismo se entrevistó a quien dijo llamarse Eduardo Lozano quien manifestó tener su domicilio en la privada de la 78 poniente y ser comerciante en el mercado hidalgo que efectivamente sabe que su vecino Atltonatiuh Rubén Sarabia Reyna tiene más de tres años que se dedica a vender droga como la marihuana y cocaína, en el mercado y en su casa, no queriendo proporcionar su domicilio exacto ya que teme por su integridad física ya que sabe que esa persona es muy peligrosa y siempre anda armado…”

Este informe fue convertido en denuncia: “el anterior informe fue ratificado ante el representante social investigador, en términos de ley por el jefe de grupo José Alejandro flores Marques, manifestando: “…que comparezco voluntariamente ante esta autoridad ministerial a fin de manifestar que soy elemento de la policía ministerial del estado adscritos al centro de operaciones estratégicas, desempeñándome como jefe de grupo…asimismo ratifico en todas y cada una de sus partes mi informe de investigación número 140/2013, de fecha tres de octubre de 2013…asimismo en este acto presento denuncia en contra de la persona que responde al nombre de Atltonatiuh Rubén Sarabia Reyna, por la comisión de delitos contra la salud en su modalidad de narcomenudeo en la especie de posesión de los estupefacientes denominados marihuana y cocaína con fines de comercio. que es todo lo que tengo que declarar…”. de acuerdo con el auto de formal prisión el delito se cometió “en agravio de la sociedad”. (proceso 510/2014, tercero penal).

Socarronamente, estos actos de “procuración de justicia” están siendo utilizados en una embestida institucional que niega cualquier diferencia entre investigar y fabricar delitos para llevar a prisión a gente inocente. la evaluación política sobre esta práctica autoritaria deben darla, ya, los poblanos para erradicarla.