Siguen en aulas improvisadas mil 400 alumnos luego del sismo del 19 de septiembre

Siguen en aulas improvisadas mil 400 alumnos luego del sismo del 19 de septiembre.

A cinco meses del terremoto del 19 de septiembre, en Puebla las autoridades no han dado solución al problema de la reconstrucción de la mayoría de escuelas. Al menos 80 mil estudiantes se encuentran reubicados, de los cuales 472 del sistema Conafe reciben clases en viviendas particulares, bodegas o incluso aulas construidas de plásticos; mientras la Secretaría de Educación Pública (SEP) admite que tampoco ha destinado recursos para la reconstrucción de 53 escuelas de nivel básico.

Asimismo, unos mil 420 alumnos de los 112 municipios afectados toman clases en las aulas móviles y 50 en carpas donadas por la Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Protección Civil federal.

Al corte del 9 de enero, el 10 por ciento de los estudiantes que recibían clases en mil 614 escuelas con afectaciones en la entidad, se encuentran reubicados.


El gobierno federal reveló que solo destinó 130 tarjetas de Bansefi con 25 mil pesos para la reconstrucción de aulas con afectaciones menores en el estado, dejando sin recursos a los planteles con daños totales en su estructura.

En Puebla, la titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Patricia Vázquez del Mercado, estimó que antes del inicio de Semana Santa los alumnos reubicados, regresarán a sus escuelas originales rehabilitados o reconstruidos.

Este compromiso, lo viene diciendo desde un día después del sismo, cuando sostuvo que la normalidad regresaría a las escuelas en fin de año.

Vázquez del Mercado informó que el recurso que dio el gobierno estatal, que solo fue de 338 millones de pesos, benefició a solo a 80 inmuebles educativos.

El terremoto del 19 de septiembre dejó un saldo de mil 614 escuelas afectadas, de las cuales 77 tuvieron daños mayores por lo que tuvieron que ser demolidos; además 178 sufrieron detrimentos parciales y mil 359, deteriores menores.

El proceso electoral, el mayor obstáculo para la reconstrucción de Puebla

Sin embargo, el mayor problema que enfrenta el estado de Puebla para su reconstrucción, no solo en el ámbito escolar sino también en infraestructura de salud, es el periodo electoral en puerta.

Sin dar solución a los problemas generados por el terremoto, el responsable del Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee), Jorge Benito Cruz Bermúdez, renunció a su cargo para ocupar la dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La misma posición asumió el delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla, Enrique Doger Guerrero, quien también presentó su renuncia para buscar la gubernatura del estado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), a pesar de que no entregó rehabilitada ninguna de las unidades médicas que sufrieron daños.

La mayoría de las escuelas en ruinas se encuentran en las regiones de la Mixteca, como es el caso de los municipios de Izúcar de Matamoros, Tochimilco y Atlixco.

El delegado de la Comisión Nacional de Fomento Educativo (Conafe), Cutberto Cantoran Espinosa, confirmó que las escuelas continúan en ruinas.

El funcionario federal tuvo que admitir que a la falta de recursos, los menores reciben clases en viviendas particulares, en espacios improvisados con plástico, y en aulas prestadas de otras escuelas para que no pierdan el ciclo escolar 2017–2018.

“No tenemos fecha para que los alumnos regresen a sus aulas que necesitan ser reconstruidas, nosotros no podemos hacerlo y por eso tenemos que ver a las autoridades locales”, declaró.

Incluso, reveló que la SEP y el Capcee aún siguen validando los daños en algunos planteles en la entidad.

Para la reconstrucción de los inmuebles, informó, se requieren aproximadamente 20 millones de pesos (400 mil pesos por cada aula), pero se desconoce la fecha en que las secretarías de Educación Pública a nivel federal y estatal puedan liberar los recursos.

Asimismo, hay otros 130 espacios educativos con afectaciones parciales, los cuales ya cuentan con  el dinero  para su reparación y se prevé que estén listos dentro de un mes aproximadamente.

Mil 300 escuelas sin reconstruir en Puebla

Antes de dejar la dirección del Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos, Jorge Benito Cruz estimó que para concluir febrero quedaría concluida la primera etapa de reconstrucción de 355 escuelas con daños parciales.

Esto significa que, para entonces, la Secretaría de Educación solo habría entregado la quinta parte de las escuelas en ruinas.

Es decir, 355 escuelas son la quinta parte de mil 614 planteles que resultaron con daños parciales o totales a consecuencia del sismo.

“Yo creo que todas esas, las 355 que estamos atacando en este primer paquete, yo creo que para finales de febrero espero que estén ya prácticamente terminadas, espero”, declaró.

Cruz Bermúdez señaló que en las obras educativas se están utilizando concretos prefabricados, y que las escuelas se están construyendo con cimientos de siete metros de profundidad y no de tres como se edificaban antes.

La finalidad –dijo– es que los nuevos edificios queden con el basamento más seguro ante algún movimiento telúrico.

Debido al riesgo latente que representa perder el ciclo escolar, la SEP Puebla anunció que se implementará un curso de verano para aquellas escuelas que tuvieron un rezago mayor a un mes sin clases.

Tras el sismo, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en el estado alertó del riesgo de perderse el ciclo escolar si el gobierno de Puebla no daba solución al problema de la reconstrucción en la entidad.