En el sexenio de Moreno Valle Puebla ocupó primer lugar en robo de arte sacro

En el sexenio del panista Rafael Moreno Valle Rosas, en el estado de Puebla se disparó el robo de arte sacro, ubicándose en el primer lugar nacional y México en el primer sitio en América Latina.  El 40 por ciento de los atracos estuvieron vinculados al crimen organizado que encuentra en su comercio ilegal un vehículo para el financiamiento o el lavado de dinero en la entidad.

En la última década, la Procuraduría General de la República (PGR) cuantificó al menos 200 robos de piezas, de los cuales sólo el 10 por ciento fueron recuperadas. El mayor índice delictivo se dio se dio entre los años 2011, 2012 y 2013, por el número averiguaciones abiertas en Puebla.

El Centro Católico Multimedial ubicó un promedio de 26 iglesias católicas robadas cada semana en México.


De acuerdo con el portal, el nivel de especialización de los delincuentes se incrementa y los ladrones poseen catálogos específicos de joyería, crucifijos, coronas, imágenes con bordados en oro y plata, óleos, lienzos, piezas talladas en madera policromada, esculturas, cuadros y medallones con acabados en estofado de oro estilo barroco y neoclásico de la época virreinal.

El caso más relevante en Puebla fue el hurto de 15 lienzos y esculturas en el ex convento de la junta auxiliar cholulteca de Santa María Acuexcomac, que data del siglo 16, sin que hasta la fecha haya personas detenidas por este delito.

Por esta razón, el párroco Rafael Amador Tapia, presidente de la Comisión de Arte Sacro de la Arquidiócesis de Puebla, recomendó a los mayordomos vigilar las iglesias con armas, ante el incremento del delito.

Actualmente, de los 44 templos católicos que existen en la región de las Cholulas, por usos y costumbres menos del 40 por ciento cuentan con cámaras de videovigilancia para el resguardo del arte sacro.

Robo de arte sacro este domingo en Acatzingo

Este domingo, durante el cambio de mayordomía, fue robada la imagen religiosa del Santísimo, de la capilla del barrio de San Miguel, en el municipio de Acatzingo, arte sacro labrado en oro y que llegó a esta localidad hace 35 años.

Los feligreses acusaron que sospechan complicidad entre las autoridades eclesiásticas del lugar debido a que las chapas de las puertas del inmueble religioso no se encuentran forzadas.

No es la primera vez que ocurre el robo de arte sacro en esta localidad. El antecedente está en el barrio de Tétela, donde la iglesia principal fue saqueada en tres ocasiones.

La mañana del domingo fue suspendida la misa de las 9 horas, ante la ausencia de la figura del Santísimo. Los católicos señalaron que más allá del valor económico, la imagen representa la identidad de comunidades enteras de Acatzingo.

Por esta razón, los católicos repicaron las campanas para convocar a la comunidad e informar de lo sucedido, hechos que después fueron reportados a las autoridades municipales.

Las primeras versiones apuntan que el hurto del arte sacro se dio entre los mayordomos que están a cargo del barrio, pues no existen indicios de haber violentado las puertas de la capilla donde se resguarda la figura.

Los lugareños explicaron que la Arquidiócesis de Puebla entregó por primera vez la imagen en 1981 a esta comunidad religiosa, y a partir de ahí se distribuyeron otras más en la decenas de comunidades de Acatzingo.

Esta semana, se dio el cambio de representantes en la mayordomía por lo que aseguran que en complicidad con las autoridades religiosas son los principales señalados.

El jueves pasado, los miembros del anterior comité de mayordomos dijeron en la “hora santa” que habían sacado de su capilla al Santísimo y que este sábado aún se celebró una misa, con la devolución de la imagen.

En tanto, en una junta de vecinos del barrio de San Miguel se acordó interponer una denuncia ante el Ministerio Público para sancionar a quien resulte responsable.

INAH sólo tiene el reporte de cinco piezas

A inicio de año, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reportó el robo de cinco piezas de arte sacro, elaborados a base de oro y plata, así como lienzos y esculturas.

Al respecto, el delegado de la dependencia federal en Puebla, Raúl Arroyo García, pidió a las autoridades que refuercen las medidas de seguridad en los templos, debido a que no sólo se reporta el robo de imágenes religiosas, sino también el saqueo de alcancías.

El delegado informó que los robos han sido reportados en la capital, y a pesar de que algunas iglesias cuentan con cámaras de videograbación, se requiere más colaboración.

Al final, Arroyo García dijo que desde hace dos años se lleva a cabo un inventario en todo el estado, y a la fecha llevan apenas cinco mil piezas contadas aunque  se cuenta con un plazo de ocho años para concluir el censo.




Ver Botones
Ocultar Botones