SEP Puebla: reubican a 10 docentes amenazados en la zona del Triángulo Rojo

Después del periodo de vacacional de Semana Santa, la Secretaría de Educación Pública (SEP) del estado de Puebla reubicó a 10 maestros de la zona del Triángulo Rojo, luego de recibir amenazas por parte de personas dedicadas al robo de combustible a Pemex.

Asimismo este lunes se reanudaron clases en las 10 escuelas de la comunidad de Palmarito Tochapan y en el municipio de Quecholac, donde permanecieron suspendidas desde el pasado miércoles 3 de mayo.

Esto para evitar poner en riesgo la vida de los menores ante el fuego cruzado, luego del enfrentamiento armado entre huachicoleros y el Ejército Mexicano, que dejó como saldo 10 muertos, 12 heridos y  14 detenidos, de los cuales 9 fueron vinculadas a procedimiento penal por homicidio y uso de armas exclusivas del Ejército Mexicano.


La titular de la SEP en Puebla, Patricia Vázquez del Mercado, dijo que este fin de semana se llevó a cabo la valoración para decidir cuántos días más estarían suspendidas las actividades, pero se decidió reanudar en esta semana.

Una vez que restablecidas las clases, dijo que podrá aumentarse el horario de salida para recuperar las horas perdidas.

Por su parte, el líder del Consejo Democrático Magisterial Poblano (CDMP), Gilberto Maldonado Maldonado, pidió evitar la militarización del llamado “Triángulo Rojo” porque no resuelve de fondo el conflicto.

El docente solicitó a las autoridades locales investigar el origen del robo de combustible, que involucraría a funcionarios públicos de diferentes órdenes de gobierno.

En entrevista, el profesor Gilberto Maldonado expuso que sus compañeros de la zona están en riesgo porque deben trasladarse diariamente a sus escuelas por los caminos que custodian las fuerzas militares y de seguridad.

Sin embargo, admitió que no sólo está en riesgo la vida de los docentes, sino también de toda la población de ser víctima de algún enfrentamiento relacionado con la extracción ilegal de hidrocarburo.

Maldonado acusó que el gobierno de Puebla primero permitió el aumento del robo de combustible en los municipios de Quecholac, Palmar de Bravo, Acatzingo, Acajete y Tepeaca, y ahora los militariza sin resolver el problema de fondo.

En ese sentido, el dirigente del magisterio disidente no descartó que funcionarios del gobierno estén coludidos con las bandas huachicoleras.

Aterrar a la población civil no es la solución, el gobierno debe utilizar un sistema de inteligencia y estrategia para detectar los puntos con más ordeña, vigilarlos y detenerlos, manifestó.

En tanto, dijo estarán atentos y respaldando a los maestros agremiados al CDMP de la zona, quienes incluso podrían pedir su reubicación a otras zonas escolares.