Comisión del Senado declara ingobernabilidad en el municipio de Juan N Méndez

Debido a la ingobernabilidad que se vive en el municipio de Juan N Méndez, la senadora por Morena, Martha Guerrero Sánchez, y el diputado federal Julio Hernández, realizaron una visita a la localidad poblana, como parte de una Comisión que designó el Senado de la República a fin de dar salida al conflicto postelectoral.

Los legisladores federales realizaron un recorrido por las instalaciones del Palacio Municipal, que se encuentra todavía con los sellos de clausura desde el pasado 16 de septiembre, tras el asesinato de un joven por parte de la policía municipal.

“A la Fiscalía del estado Puebla le exigimos que ponga solución, pues ahora resulta que los muchachos que fueron agraviados les están fincando responsabilidades y no lo vamos a permitir”, reclamó.


De manera personal, la senadora Martha Guerrero le pido al fiscal Gilberto Higuera Bernal que “meta las manos” al caso de Juan N Méndez, luego de exigirle el esclarecimiento del asesinato del joven Enrique Ginéz y justicia para sus deudos.

 

En el auditorio municipal, los enviados se reunieron con los opositores al gobierno municipal para escuchar sus demandas y dar alternativas de solución al problema.

En su oportunidad, los pobladores demandaron a los legisladores que se declare ingobernabilidad en el municipio y se efectúe un exhorto al gobierno del estado de Puebla, desde la máxima tribuna.

“Queremos que se declare la ingobernabilidad y se convoque a elecciones extraordinarias o se reconozca el Consejo Municipal”, reclamaron los lugareños, tras desconocer a Alejandro López Velásquez como alcalde.

De paso, exigieron también justicia por el asesinato del joven Enrique Ginéz, quien fue asesinado el pasado 15 de septiembre durante los festejos por el Grito de Independencia.

El muchacho de apenas 23 años de edad fue ultimado por un policía municipal, quien huyó de la localidad con la participación del alcalde.

Esta situación desató la ira de la población quienes en grupo se trasladaron al Palacio Municipal para exigir al presidente justicia y la detención del homicida; sin embargo, al no haber nadie en la alcaldía, se dirigieron a su domicilio particular para quemarlo, a falta de respuesta.

Entre las protestas, los pobladores también prendieron fuego a la vivienda del alcalde electo, quien es sobrino del edil saliente, quienes desde hace cuatro meses abandonaron Juan N Méndez.