OTRO SECTOR TRASTOCADO POR EL CRIMEN

El ex procurador Fiscal de la Federación, Gabriel Reyes Orona, manifestó que se debe investigar a las centros de estudios superiores y escuelas de reciente creación en Puebla, pues podrían estar prestándose para lavar dinero ilícito procedente del crimen organizado debido a dos razones que generan sendas poderosas sospechas: sus desorbitadas matrículas y el hecho de que reportan el pago mayoritario de sus colegiaturas en efectivo.

 

Las autoridades han presentado con orgullo a Puebla como una entidad académica, porque hay más de 230 instituciones de educación superior y miles de planteles de educación básica y el primer sector resulta sumamente atractivo para estudiantes y maestros de otras entidades sin una infraestructura tan desarrollada.


 

Por supuesto que hay universidades y centros de estudio que cumplen con los estándares más altos de calidad y que, siendo empresas privadas, también cumplen a cabalidad con la legalidad.

 

Sin embargo, no es difícil que una mayoría de las instituciones creadas en los años recientes esté relacionada con el auge del robo de hidrocarburos en Puebla, como lo advirtió el experto financiero en la entrevista que ayer le hizo la periodista Carmen Aristegui.

 

Por esa razón no se debe echar en saco roto lo denunciado por Gabriel Reyes Orona y se tiene que investigar a fondo la actividad educativa y lucrativa de las instituciones de educación superior y escuelas bajo sospecha.

 

 




Ver Botones
Ocultar Botones