¿Cuál es el secreto de la Tosepan?

Cuál es el secreto para lograr que una organización social permanezca durante 40 años y que, además, crezca y se rejuvenezca en su composición sin perder el sentido original? Estas son las preguntas que nos hacemos este día en que la Tosepan Titataniske cumple cuatro décadas de existencia.

Desayunamos en el restorán del Tosepankali, el principal centro turístico de la cooperativa. Aparecen de repente los invitados especiales como si de un prefabricado plan periodístico se tratara, grandes conocedores de la Tosepan en tanto participantes y estudiosos de sus proyectos: Eckart Boege, Armando Bartra, Luisa Paré, Lorena Paz Paredes, Víctor Suarez, Alejandra Meza…

Los atrapo al vuelo y se sientan en la mesa. Mientras desayunamos unos panes exquisitos y unos molotitos de pollo bañados con salsa de tomate verde y chipotle seco, insuperables, Eckart Boege se lanza a decir que hay dos condiciones para este exitoso resultado: la Tosepan tiene la capacidad y el mecanismo de reflexión constante sobre lo que están haciendo; otra es que han creado un tipo de institución que constantemente están invitando a compañeros y compañeras solidarios con experiencias similares y que les permite en un espacio como el “casa donde se abre el espíritu” Kaltaixpetaniloyan, a encuentros de reflexión, de acuerdos. “Un tercer elemento”, me dice –le recuerdo que nomás había dicho dos, pero así es con los académicos–, es la renovación cuidadosa de sus cuadros de dirigentes; este proceso fue especialmente memorable esta última vez, continúa, porque se propició un gran proceso desde las bases de sus cooperativas y comunidades, con mucho tiempo, para determinar quién debiera representarlos. Escogieron a la gente más motivada que no busca el privilegio personal, sino uno de los elementos de evaluación para saber quiénes han prestado servicios a la comunidades, en un espíritu muy indígena, que conozcan la problemática y puedan enfrentar los problemas; introdujeron con mucha fuerza dos actores: los jóvenes y las mujeres y, finalmente, se trata de una organización que caminó desde el enfoque de proyectos económicos elementales hacia la comprensión de las contradicciones que generan los proyectos de desarrollo neoliberales y por ello impulsan la defensa de su propio proyecto, incorporando la cuestión indígena, un proyecto de vida, correspondiendo a los intereses de los indígenas, del respeto a sus sistemas productivos, a la economía solidaria, a la pequeña producción campesina.


¿La experiencia de la Tosepan es paradigmática?, alcanzo a pensar en voz alta con ellos…

Paradigma, responde Armando Bartra, es un modo que vale para más de un problema. Lo es en cuanto cómo enfrenta los retos y las dificultades, en cómo relaciona lo inmediato con lo mediato, en la diversidad de formas y pensamientos que contiene. Hay otros paradigmas específicos. Sí, es un paradigma que enseña a cómo enfrentar los problemas; no hay que buscarlo en las recetas, sino en los modos de vivir, de enfrentar los problemas, una prolongación de la forma de vivir en cada núcleo. Para resolver un problema no buscan la intervención del gobierno, sino hacen una asamblea y buscan el consenso, no aplastar a la minoría como principio; es un paradigma, un método, una forma de comunicarse.

Debiera haber una suerte de manual de cómo leer a la Tosepan; hay quien llega a ella como si fuera un santo al que contarle sus cuitas a ver si te resuelven los problemas. Se puede leer adecuadamente si se quiere.

¿Qué es lo distintivo?, interrumpo a Bartra. Todo es excepcional, afirma; Cuetzalan es una cosa única que no se repite en cualquier otro sitio. La pregunta no es cuál es tu experiencia, sino cómo la pensaste, lo que se deriva de cómo vives, piensas de otra manera, no es el ejemplo mismo, sino un “modo de”…. Una peculiaridad es que crecieron hacia los pobres, con los totonacos, con los excluidos, tomaron la decisión difícil, no la fácil, pero al final eso les ha dado mucha fuerza.

Empezaron resolviendo el problema del precio del azúcar y luego, 20 años después, se preocuparon por la diabetes; eso refleja la disposición de la Tosepan a adaptarse a las nuevas situaciones y demandas. Los retos se han planteado siempre, como cuando desarrollaron la diversificación, las cajas de ahorro. Es un ejemplo de diversificación pero también de especialización, las cooperativas se los han exigido así, ocupando ideas y técnicas nuevas. También es una visión multigeneracional… lo han logrado.

Han logrado la confianza, y en la lengua significa “caminar juntos”, aporta Eckart. Ya en ese momento el resto de los invitados distinguidos que estaba en la mesa habían acabado de desayunar y partido a otras mesas, donde si pudieron participar. Cuando llamé a Lorena vio el reloj y dijo: “Ya va a empezar la ceremonia, vámonos”. Y nos fuimos a la ceremonia.