Se suicida un interno del Cereso; purgaba una condena por homicidio

Tehuacán. Con sus agujetas y un pedazo de rafia, Miguel Coello Anastasio, interno del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Tehuacán, decidió quitarse la vida dentro de los baños del penal, así lo dio a conocer el director del ese centro penitenciario, Teodardo Cortés Carpio.

El hombre, de 57 años de edad, era originario de Tlacotepec de Porfirio Díaz, población ubicada en la Sierra Negra, purgaba una condena de 27 años con seis meses, por el delito de homicidio, ingresó al penal con relación a la causa penal 308/2002, ya había cumplido 15 años de prisión.

Teodardo Cortés indicó que el interno se quitó la vida durante el pasado domingo sin que se tenga conocimiento del momento preciso en que lo hizo, ya que su ausencia se notó al momento de llevar a cabo el cierre de las celdas, por lo que se procedió a buscarlo y fue cuando lo encontraron ya sin vida.


De acuerdo con lo que refirió el funcionario, el hombre había dado muestras de depresión en los últimos días, lo que se hizo evidente cuando decidió abandonar las actividades que realizaba en el taller donde laboraba.

El funcionario señaló que ese estado depresivo del interno obedecía al abandono de sus familiares, quienes dejaron de visitarlo, lo cual lo sumió en una gran tristeza, por lo que desde el 8 de este mes recibía apoyo psicológico.

A decir del director el recluso comenzó a responder positivamente a las terapias, sobre todo porque recibió la promesa de su hijo de que lo visitaría, pero pasaron los días sin que ello ocurriera, lo cual pudo ser la razón por la que optó por el suicidio.

Miguel era uno de los presos de origen indígena para quien se había pedido el recurso de preliberación, según sostuvo Cortés Carpio, quien dijo que la solicitud se hizo en días recientes.

Elizabeth Rodríguez Lezama