¿Se puede ganar y ganar en el TLCAN?

El secretario de Economía del país Ildefonso Guajardo, ha señalado que “la relación de los tres países que componen el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tiene que ser de ganarganar”. El problema es que México al igual que EU hoy día tienen menos industria, menos crecimiento económico que el que tenían antes del acuerdo comercial. El superávit que México tiene con EU no significa ningún éxito para el país, ni en crecimiento económico, ni en el total de la balanza de comercio exterior, dado que las empresas transnacionales que exportan a EU, importan sus insumos productivos de China y de resto de Asia, por lo que tenemos enormes déficit de comercio exterior con tales países, que superan el superávit que México tiene con EU, lo que nos lleva a depender de la entrada de capitales para su financiamiento.

El secretario de Economía desestima las políticas proteccionistas que instrumentará Donald Trump. Dijo el 14 de febrero, que “es importante mantenerse con ideas centradas y pensar en las necesidades de la región, y no dejarse guiar por variables que son momentáneas y que en cinco o 10 años dejarán de existir”. Resulta que Donald Trump con sus políticas ha puesto a su país primero, e Ildefonso Guajardo sigue pensando en “las necesidades de la región”. Eso no le interesa a Trump. Y nuestros gobernantes deberían de preocuparse por el país, y no por la región de Norteamérica, dado el desinterés de los otros hacia nosotros. Decir, por parte del secretario de Economía que la política proteccionista de Trump será temporal y que en cinco o 10 años dejará de existir, es no entender lo que está aconteciendo, tanto en EU, como en muchos países a nivel mundial, que están cuestionando las políticas de mercado abierto, dados los magros resultados que se han derivado de ello, en términos de bajo crecimiento, bajos salarios, desempleo, creciente desigualdad del ingreso, presiones crecientes sobre el sector externo, alto endeudamiento y alta vulnerabilidad externa. Estamos viviendo el ocaso de la globalización y él dice que las políticas proteccionistas dejarán de existir. ¿Con que recursos la economía mexicana seguirá manteniendo la apertura económica, ya que ello se traduce en déficit de cuenta corriente crecientes? Al no poder reducir el déficit comercial externo, y al no haber entrada de capitales suficientes para financiar el déficit externo, se tendrán que establecer políticas proteccionistas, ya que con las políticas de contracción del gasto público y la devaluación que está aconteciendo no se ajustará el déficit externo, y además ello contrae la actividad económica, lo que aumenta los problemas económicos, políticos y sociales. Por lo que las políticas proteccionistas no serán temporales, sino llegarán para quedarse un buen tiempo.

También dijo que “la velocidad para el desarrollo tecnológico, en la digitalización, nos obliga a pensar más profundo, el cambio es muy rápido”, pero el problema es que ese pensamiento no se traduce en incremento de la inversión en desarrollo tecnológico, sino por el contrario, el gobierno lo viene reduciendo, así como toda la inversión productiva, por lo que la economía nacional no corre a la velocidad del desarrollo tecnológico, sino que nos rezagamos cada vez más en torno a él, y ello significa mayor atraso, mayor subdesarrollo, y mayor incapacidad para satisfacer las demandas de bienestar de la población.


Ha dicho que “la salida del TLCAN sería totalmente contrario al interés nacional, pues los sectores productivos del país y la sociedad se han beneficiado de la integración”(febrero 1). Pero no presenta dato alguno que constate ello. La realidad evidencia todo lo contrario. La economía ha venido creciendo cada vez menos, los salarios han decrecido, ha disminuido la participación de las remuneraciones en el ingreso nacional.

Él está confiado en “mejorías” al TLCAN antes de definir la salida de este acuerdo. EU va por mejorías para ellos, lo que significará mayores pérdidas para nosotros, por lo que lo mejor para el país es salirse de dicho acuerdo. El secretario de Economía a su vez señaló que “si no hay claros beneficios… no tiene sentido quedarnos”, esperemos que lo cumplan. Por su parte, el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray ha dicho que dejar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte representaría un “costo muy alto, porque millones de empleos mexicanos dependen de la capacidad de exportar libremente a Estados Unidos”. Pues efectivamente se afectarían los que están vinculados a las exportaciones a dicho país, pero habría que ir trabajando desde ya, en impulsar la sustitución de importaciones, que representa un potencial de crecimiento muy grande para el país, pues importamos más de los que exportamos, pero el gobierno no tiene política industrial, ni fiscal, ni crediticia para impulsar dicho proceso.




Ver Botones
Ocultar Botones