Se perpetran 4 ejecuciones en tres días en Jalpan, Zihuateutla y Cañada Morelos

Al menos cuatro ejecuciones con los métodos que suele utilizar el crimen organizado fueron perpetrados en diferentes puntos del territorio poblano, entre el pasado viernes 9 de febrero y el domingo 11 del mismo mes.

En la Sierra Norte de Puebla, en el municipio de Jalpan, en las inmediaciones de la carretera “El Ramal”, de la autopista que va de México a Puebla, este domingo fue localizado el cuerpo decapitado de un hombre de aproximadamente 30 años, cuya cabeza se encontró a metro y medio de distancia de los restos.

Por los hechos se iniciaron las indagatorias de oficio 023/2018 en la agencia del Ministerio Público regional en Metlaltoyuca. La necropsia de ley indicó que, además, de la decapitación, el varón fue lesionado en cinco ocasiones con un puñal o arma similar: cuatro heridas se le infirieron en la parte media de la espalda y una más en el costado izquierdo.


También en la Sierra Norte, pero en una barranca conocida como “La Garganta del Diablo”, localizada en el municipio de Zihuateutla, se hallaron los despodos de un hombre que aparentemente fue arrojado de un auto en movimiento, pero que fue asesinado por asfixia.

El pasado viernes 9 de febrero en San José Ixtapa, un poblado de Cañada Morelos, fueron en contratados los cadáveres de dos personas dentro de una camioneta con placas del estado de Guerrero. Ambos estaban amarrados de pies y manos, amén de que fueron amordazados y recibieron el tiro de gracia. Se sabe que fue dejado un mensaje en una cartulina, junto a los despojos.

Por otra parte, a través de un boletín, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) informó ayer por la noche sobre el suicidio de un reo dentro del Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel.

La dirección del penal “reportó que Luis Enrique N., de 47 años de edad, decidió terminar con su vida en la celda 27, en el módulo N, donde policías estatales custodios encontraron el cuerpo del hoy occiso suspendido con tiras de tela que ató a su cuello”.

“Después de brindar los primeros auxilios y verificar que la persona privada de la libertad ya no contaba con signos vitales, se procedió a dar parte al Ministerio Público para realizar las diligencias correspondientes del levantamiento de cadáver e iniciar la carpeta de investigación correspondiente. Cabe señalar que Luis Enrique N. estaba cumpliendo una sentencia de 23 años y cuatro meses por el delito homicidio calificado, en grado de tentativa y lesiones calificadas”, finalizó el boletín.




Ver Botones
Ocultar Botones