Se fueron 150 elementos de la Gendarmería que vigilaban la “franja del huachicol”

El pasado lunes 150 de los 500 elementos de la Gendarmería Nacional que fueron enviados a la llamada “franja del huachicol” o “triángulo rojo” para combatir el robo de hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), fueron retirados de esa región poblana para vigilar en otras entidades de la República, confirmó el día de ayer el gobernador, José Antonio Gali Fayad.

El mandatario estatal dijo, en una breve entrevista, que se comunicará con el general Manelich Castilla Craviotto, comisionado de la Policía Federal, para pedirle que los efectivos vuelvan a Puebla:

“Son necesarios porque estaban también exclusivamente, igual haciendo esas labores de patrullaje en la zona del triángulo rojo”, señaló el titular del Ejecutivo.


Antes, explicó: “Ayer traté de hablar con el comisionado, no pude entablar comunicación, pero yo espero saber si van a regresar estos 150 elementos de la Gendarmería y cuándo sería”.

José Antonio Gali Fayad expresó que, mientras tanto, espera “seguir trabajando con todas las policías municipales, la Federal, la Policía Militar junto con las del estado, para seguir brindando la protección que necesitan las familias poblanas”.

Cabe recordar que, a solicitud del mandatario, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) envió a Puebla a medio millar de integrantes de la Policía Militar, para vigilar la zona más conflictiva por el latricinio de combustible a la paraestatal, que abarca del municipio de Amozoc al de Palmar de Bravo.

El gobernador fue entrevistado ayer en el marco de la inauguración de los trabajos de remodelación y de mantenimiento del Hospital Universitario de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), que tuvo una inversión de 120 millones de pesos, con recursos federales, estatales y de la máxima casa de estudios.

El mandatario destacó que estas acciones, que consistieron en la adecuación del área de urgencias y quirófanos, cuidados intensivos, la instalación del cuarto eléctrico y el equipamiento de los mismos, se realizaron en apego a los más altos estándares de sanidad e inocuidad, así como a la normativa de la Secretaría de Salud.

Puntualizó que, además de ofrecer atención de primer nivel, con esto se contribuye a la formación y especialización de estudiantes y personal médico en el estado, asegurando la calidad de los procedimientos del área quirúrgica.

“Sin duda estas nuevas áreas fortalecerán la prestación de servicios médicos, la docencia de las residencias que se imparten en el hospital, así como al internado rotatorio y los campos clínicos de cirugía para alumnos de medicina y personal de enfermería”, añadió.