SDRSOT debe aclara por qué expidió permiso a Volkswagen para uso de cañones antigranizo: Sindemex

La Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT) debe aclarar cuáles son los elementos que tomó en cuenta para aprobar el uso de tres dispositivos sónicos  antigranizo que opera Volkswagen de México desde mayo pasado.

El presidente del Sindicato Nacional de Empresarios (Sindemex) delegación Puebla, Francisco Romero Serrano exigió al gobierno del estado explicar el por qué se permite la detonación de los cañones.

Consideró que la autorización para el uso de dicho dispositivo no se consensó con las comunidades de las inmediaciones en torno a la operación y los alcances del mismo, lo que ha derivado en diversas versiones como la pérdida de lluvia o la contaminación de la misma.


El dirigente dijo que las autoridades estatales deben promover un diálogo con los grupos comunitarios, con el objetivo de demostrar si existe afectación en la calidad del agua de la lluvia con o sin el uso del dispositivo antigranizo, y no únicamente declarar que puede darse un conflicto si se continúa utilizando.

En tanto que la SDRSOT, dijo, deberá realizar un censo de las posibles tierras afectadas y detallar cuál fue el comportamiento del ciclo de lluvias en esta temporada.

Romero Serrano también puso en duda la capacidad de Rodrigo Riestra Piña para estar al frente de la secretaría de Desarrollo Rural; consideró que el funcionario no representa los intereses de los campesinos.

“Mucho menos creo que se haya ensuciado los pies de estiércol en el campo, consideramos que ya es importante que la clase de juniors, con protección morenovallista, salgan de las secretarías que son vitales para la comunidad”.

Ayer Volkswagen de México, a través de su vicepresidente de Relaciones Corporativas y Estrategia, Carlos Luna Ramírez, y de Julio Marín Leal, gerente de Gestión Ambiental, Sustentabilidad y Sistemas de Gestión, dio a conocer que no suspenderá el uso de los dispositivos sónicos.

El argumento se basa en que cuentan con la autorización del gobierno estatal, respaldada en estudios de instituciones como la UNAM, que indican que los disparos no inhiben las precipitaciones pluviales.

Asimismo, ambos indicaron que el año pasado la empresa perdió 20 millones de dólares por el daño que el granizo ocasionó a sus vehículos nuevos.

Lo anterior pese a la inconformidad de campesinos de Cuautlancingo, Coronango y de La Resurrección, quienes aseguran que a partir de que se usan los cañones, dejó de llover y sus cultivos se perdieron.