TEXMELUCAN

En sesión extraordinaria, el Cabildo de San Martín Texmelucan aprobó este martes, de manera unánime, una licencia por 90 días al alcalde Rafael Núñez Ramírez, con la finalidad de no entorpecer las investigaciones que realiza la Fiscalía General del Estado de Puebla (FGE) contra su administración por presuntos nexos con el crimen organizado.

San Martín Texmelucan es seguramente uno de los municipios más importantes del país, por su ubicación estratégica y ya ocupa el segundo lugar en envergadura en la entidad poblana, por la inercia económica que genera.

Pese a todo, hay problemas ancestrales en esa ciudad, como el comercio ambulante, el tradicional y enorme tianguis, el corredor de vehículos, amén de nuevas calamidades como la alta incidencia delictiva derivada del asentamiento de las bandas del crimen organizado abocadas al robo de hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).


Por supuesto que cada una de esas cuestiones tiene niveles distintos de responsabilidad gubernamental, pero lo cierto es que administraciones municipales, estatales y federales han ido y venido en las décadas recientes y no se nota una intervención decidida para remediar la situación.

Lo que resulta inconcebible es que las actividades de huachicoleros no hayan sido combatidas a pesar de que su frecuencia y peligrosidad están a la vista de todos al menos desde hace 8 años, parece ser que ningún aparato de inteligencia ni sistema de investigación ministerial presumida por las autoridades ha resultado ser efectiva en este caso.

Por lo demás, ojalá y el caso del munícipe con licencia se aclare para no abonar a las suspicacias políticas.