Creadores locales suman esfuerzos en pro de la salud del pintor Alejandro Estrada

Primero fue una campaña de recaudación a través de la plataforma Donadora.mx y ahora será por medio de la venta de obra de reconocidos artistas. El objetivo entre ambos esfuerzos es uno: reunir el mayor número de recursos posibles para el artista plástico poblano Alejandro Estrada, quien atraviesa por una urgencia médica.

Organizado por otros creadores de la ciudad, este viernes 15 de diciembre a partir de las 18 horas se llevará a cabo una venta de obra a costo accesible en la plaza Adagio de Lomas de Angelópolis.

Bajo el nombre de Pintando vida, participarán artistas como José Bayro, Pedro Fonseca, Fidel García, José Lazcarro, Samuel Macnaugth, Leticia Morales, Antonio Rodríguez, Gabriela Sodi, Nanak Sosan, José Luis Velázquez, y Vizcarra y Sánchez orfebres.


La finalidad es recabar fondos para que Alejandro Estrada pueda ser intervenido en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, en la Ciudad de México,

Ello, porque el artista plástico poblano con 25 años de trayectoria, esposo, y padre de familia de tres hijos, necesita ser operado de manera urgente: de una ablación y para la colocación de un marcapasos Tricameral.

Hace dos años, la salud del pintor comenzó a deteriorarse: al salir de una operación de vesícula su corazón falló por lo que recibió una cardioversión eléctrica; aunado a esto perdió fuerza en sus músculos de piernas y brazos, al grado de que caminar o subir escaleras resultaba una actividad imposible de realizar por sí mismo.

Durante los dos meses siguientes los problemas de su corazón continuaron y recibió 2 cardioversiones más. Después de un año de diferentes tratamientos sin resultados favorables le pudieron dar un diagnóstico certero: polimiositis, una enfermedad muscular inflamatoria crónica que afecta a todos los músculos de su cuerpo, incluyendo al corazón.

Esta enfermedad le provocó que el día 2 de octubre de este año entrara internado a terapia intensiva. Ahí, los médicos advirtieron que su corazón podría detenerse.

Tras varios días de observación su salud se estabilizó y una nueva oportunidad surgió: si bien el corazón no se recuperaría al 100 por ciento, su calidad de vida mejoraría significativamente con esas dos intervenciones.