Salpica a Carlos Barragán escándalo de la venta ilegal de 4 millones de planta de café

Alguien que debe estar muy preocupado es Carlos Barragán Amador, el ex coordinador de campaña en Puebla del ex candidato presidencial priista José Antonio Meade Kuribreña, ya que la Sagarpa habría iniciado una investigación sobre presuntos abusos cometidos con 4 millones de plantas de café –de una especie híbrida– destinadas a combatir la plaga de la roya y que en lugar de haber sido repartidas gratuitamente a los pequeños productores del aromático, alguien se las vendió e hizo pingües negocios.

Y es que resulta que esa plantas originalmente fueron sembradas en terrenos que son propiedad del priista Carlos Barragán, un beneficio obtenido por la relación que guardaba con José Calzada Rovirosa, quien fue titular de la Sagarpa entre agosto de 2015 y marzo de este año.

Un asunto que resulta muy grave, pues actualmente la producción de café en México enfrenta una fuerte crisis por la caída de los precios internacionales del grano y problemas sanitarios de los cultivos del aromático, principalmente el provocado por la plaga de la roya, un hongo que es letal.


Tan solo entre los años 2012 y 2015, la producción de café en México se desplomó en 2.6 millones de saco como efecto nocivo de diferentes problemas sanitarios, siendo la roya el que más daños provocó.

Por esa razón en el último tramo de la gestión de José Calzada al frente de la Sagarpa, se autorizó un ambicioso programa para sustituir unas 60 millones de plantas de café por una especie que es resistente a la roya. El objetivo era proteger los cafetales de Veracruz, Chiapas, Guerrero y Puebla, que son los más golpeados por la expansión de esa plaga que llegó del continente africano.

Para el caso de Puebla se destinó una sexta parte de esas plantas, destinadas a proteger la producción de café.

Desde la delegación de la Sagarpa se decidió que unas 4 millones de esas plantas se sembraran en terrenos de Carlos Barragán –ubicados en la región de Xicotepec de Juárez–, de los que se dice habría rentado a la dependencia federal y que abarcan una extensión de aproximadamente 10 hectáreas.

Nadie sabe bajo qué criterios se seleccionaron los terrenos del priista, que en el pasado proceso electoral se destacó por representar la campaña de José Antonio Meade en Puebla y ofrecer pobres resultados en la promoción del candidato presidencial del PRI.

El problema se originó hace tres meses, cuando se repartieron las plantas en cuestión, las cuales de acuerdo al diseño del programa de la Sagarpa se debían entregar gratuitamente a los productores que enfrentan una severa crisis de ingresos económicos.

Al final eso no ocurrió, ya que las plantas se acabaron vendiendo entre 4 y 8 pesos cada una.

Es decir, alguien hizo un negocio que le pudo haber dejado entre 16 y 32 millones de pesos, mediante el uso de recursos públicos. Es decir, al final de cuentas fue un robo en descampado.

Se dice que la investigación se ha dirigido contra funcionarios regionales de Sagarpa y contra quienes tuvieron que ver con la siembra de las plantas en cuestión.

Lo más lamentable de todo esto es que la roya avanza y los recursos para combatirla se pierden entre actos de corrupción y tráfico de influencias políticas.