Tras la salida de Anel Nochebuena, secretario técnico del IMACP asumirá la dirección

Luis Ricardo Morán Camacho, actual secretario técnico del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP) llegará como encargado de despacho tras la salida de la todavía directora Anel Nochebuena Escobar, una vez que ésta formalice su salida para participar en el actual proceso electoral.

Ello, porque la funcionaria municipal abandonará su cargo para participar en el proceso electoral vigente y contender por una candidatura local al Congreso abanderada por el Partido Social de Integración (PSI).

Por tanto, será esta semana cuando Morón Camacho se quede como encargado del IMACP mientras esta la veda electoral.


Ello, porque el próximo viernes Nochebuena Escobar enviará la solicitud de licencia al ayuntamiento de Puebla.

Hace unos días, la directora del IMACP confirmó que fue invitada por dicha fuerza política para buscar la candidatura plurinominal, al lado del presidente estatal del PSI, Carlos Navarro.

“Estoy muy agradecida con el presidente del PSI, con Carlos Navarro, por haberme seleccionado, por haber pensado en mí, no solo como ciudadana, sino como gestor cultural”.

El obtener la candidatura, dijo, le “confirma la idea de que un congreso tiene que tener una diversidad de ideas que lo compongan, pero también de intereses y capacidades”.

Acotó que dentro de esos intereses y capacidades está la cultura y que por tanto tendrá la “capacidad de apoyar desde otro punto para iniciar otras acciones por el bien común”.

En ese sentido, Nochebuena Escobar afirmó que en el Congreso podrá apoyar políticas públicas en el renglón de la cultura que “trasciendan”.

Cabe recordar que Anel Nochebuena llegó a la función pública, sin militar en partido político alguno, hace más de cuatro años con el arribo de José Antonio Gali Fayad a la presidencia municipal.

Bajo su dirección en el IMACP fueron impulsados proyectos como el Programa de Artistas Urbanos que causó controversia en la opinión pública porque, entre otros aspectos, se acusó que lesionaba las libertades de expresión, trabajo y ocupación del espacio público por parte de los creadores.