Salario mínimo: dinero que nada vale

Para burlas ¡Ya basta! El aumento al salario mínimo que llegará a principios de 2018  a los 88.36 pesos diarios, apenas alcanza para que un trabajador compre un kilo de huevo a granel (28 pesos), un litro de aceite comestible 1-2-3 (24.69 pesos), una bolsa de 900 gramos de arroz La Merced (19.90 pesos) y un kilo de tortillas (14 pesos), de acuerdo con los precios promedio de la canasta básica según la Procuraduría Federal del Consumidor  a principios de diciembre. Es el salario mínimo de una persona, ¿Y la familia, no come?

Tan “importante aumento” – según Peña Nieto- pagado en  dos abonos suma 8 pesos al salario de los trabajadores más empobrecidos. Serán 2 millones de personas quienes lo reciban según las estadísticas oficiales;  6 de  cada 10 de ellos lo harán en el sector informal de la economía, por lo que ni siquiera será base de un fondo de retiro, ni tendrá las prestaciones de la desmantelada seguridad social.

En México se dan los peores salarios mínimos y generales entre los países de la OCDE, y también son de los más bajos en el continente y en el mundo. Los funcionarios, los líderes charros, las cúpulas empresariales y los partidos hacen como si les importara que los trabajadores mejoren sus ingresos, pues los ha evidenciado la negociación del TLCAN, ya que los salarios de  en México son la ventaja que atrae a las inversiones al  país, redoblada por el real crecimiento de la productividad trabajadora.


Pero sectores como los comerciantes pequeños y medianos que ven reducir sus ventas, piden aumentos al poder de compra de los trabajadores. Los políticos se suman porque están las campañas electorales y necesitan hacer una bandera de la pobreza. Peña Nieto lo sabe y  prepara el atole con el dedo: anunció para abril otro aumento, a ver si acumulan votos los gerentes de la Fábrica de Pobres.

Lo peor es que crece la carestía y se reduce el gasto social

Para el 2018 los recortes al gasto social se darán en salud, vivienda, transporte y educación. Crece en cambio el gasto en armamento e inteligencia militar y policiaca que ya tiene el “derecho” de La Ley de (in) seguridad interior a invadir las calles; más publicidad de funcionarios; dinero a los partidos, bonos a los altos funcionarios y el enorme pago por la deuda externa.

Y sube el precio de gas, gasolina y electricidad; crecen las tarifas por agua y predial. La carestía repercute en la mala alimentación de la mayoría de la población.

Ni las ayudas a la reconstrucción conseguirán suficientes recursos para el Fondo en caso de desastres, y las familias afectadas por los sismos y las inundaciones solo reciben promesas, endeudamientos y créditos en abonos que dilatan la mala situación de quienes perdieron su vivienda.

Los recursos existen, pero no serán para los pobres, ni los afectados: 3,371 millones de pesos (mdp) dan al FONDEN de la CDMX. 120 mil pesos para reconstrucción y 15 mil pesos para daños, según, para 5,974 afectados (3,624 con daño parcial y 2,350 daño total).

En cambio hay 15,591 mdp en 2005 para “rescatar” a 27 empresas azucareras (4.6 veces el FONDEN). 165,000 mdp para el “rescate” carretero para beneficiar a 3 empresas (ICA, Trisaba y Grupo Mexicano de Desarrollo) rescate que es 49 veces más que el FONDEN. 429,020 mdp para el “rescate” bancario – Fobaproa- 127 veces el FONDEN.

Publicidad de Peña hasta 2017 alcanzó 34,000 mdp.  204,017 mdp ingresan a la CDMX solo en impuestos, 6,000 mdp gasta la Cámara de Diputados. 3,900 mdp gasta la Cámara de Senadores al año en dietas, servicios personales y servicios generales. Y andan por la luna las jubilaciones y pensiones a expresidentes y a magistrados del Poder Judicial. Y más se repartirán los partidos y el INE  para imponer nuevos verdugos.

El YA BASTA, necesita de una fuerza consciente, organizada y decidida a luchar por defender con dignidad la vida y hacer que el poder de los de arriba se vaya al basurero de la historia.

El Grupo Bimbo (Perfiles de las empresas gigantes)

Bimbo es la empresa trasnacional de panificación más grande del mundo, con operaciones en América, Asia, África y Europa. Desde 1980 sus acciones se cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores con la marca Bimbo y Bimboa. Opera las panaderías más grandes de los Estados Unidos, México, Canadá, Chile y España, con redes de distribución amplias en México y los Estados Unidos.

Bimbo reportó ingresos de USD $13.4 mil millones en 2016. Para el 2017 la empresa tiene más de 137,000 empleados, 195 plantas de fabricación, además de tres comercializadoras y ocho asociadas estratégicas, también cuenta con 1,800 centros de ventas en México y 3 millones alrededor del mundo, ubicados en 32 países en América, Europa, Asia y África. Opera más de 100 marcas registradas que producen más de 13,000 productos entre ellas: Bimbo, Tía Rosa, Marinela, Wonder (solo en México), Barcel, Sara Lee , Mrs Baird’s y Oroweat, etc. Bimbo tiene una de las redes de distribución más amplias del mundo, superando las 57,000 rutas. La empresa opera bajo un esquema de vistas de canales de venta, realizando tres visitas diarias a un mismo establecimiento. Dentro de sus asociaciones estratégicas se encuentran Alicorp (Perú), Blue Label (México), Fincomún, Galletas la Moderna, Grupo Nutresa (Colombia), Mundo Dulce (Arcor), PanGlo y Rich.

Grupo Bimbo fue fundado en México, el 2 de Diciembre de 1945 por Lorenzo Servitje, José T. Mata, Jaime Sendra, Jaime Jorba y Alfonso Velasco. Ahora, bajo el liderazgo de Daniel Servitje, actual presidente del consejo y CEO, es una compañía global de panificación, reportando un aumento en las ventas de USD $4.670 millones en 2004 a USD $13.42 millones, en 2017.

Sus primeros productos lanzados al mercado fueron el pan de caja blanco, grande y pequeño, el pan de centeno y el pan tostado, todos envueltos en celofán y solo contaban con 34 trabajadores. Para 1948, ya tenía nueve productos Bimbo en el mercado. En 1952, comenzó la producción de las Donas del Osito, junto a una nueva línea de bollería: los Bimbollos, las Medias Noches y los Pimpinela (hoy llamados Colchones cuyo cambio de nombre fue en la década de los años 70’s).

Bimbo se desarrolla en el área de panificación, en el sector de pan dulce y pan para sándwiches, hot dogs y hamburguesas. En este sector controla aproximadamente el 90 % del mercado mundial. Igualmente tiene participación en el sector dulcero y en el sector de las botanas.

Bimbo abre su primera agencia foránea en la ciudad de Xicotepec de Juárez, Puebla en 1949. Posteriormente, en 1956, en la ciudad de Guadalajara, instala la fábrica Bimbo de Occidente. Cuatro años después, inaugura la planta Bimbo del Norte, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.

En 1972, Bimbo instala la planta panificadora más grande de América Latina, y una de las 10 más grandes del mundo, en Azcapotzalco, CDMX.

Bimbo entre los Amos del Dinero y el Poder

El papel jugado por su líder empresarial y político, Lorenzo Servitje fue en una de las fracciones más reaccionarias del Partido Acción Nacional, PAN. Era miembro de la Comisión Ejecutiva de la Asociación Más Ciudadanía, “para reconstruir el tejido social a través de la campaña Nuestro México de corte conservador”. Destacó apoyando la experiencia panista durante las presidencias de Vicente Fox y de Felipe Calderón. Estudiosos lo muestran ligado al plan político militar llamado Plan Mérida un esquema contrainsurgente que consolidó la violencia militar y paramilitar que  trajo cientos de miles de muertos, desaparecidos y desplazados pretextando el combate a las drogas.

Su posición ultra conservadora se confirma al contratar personal con prejuicios sobre la sexualidad y cosas peores: En el libro “Los amos de México”, el periodista Salvador Frausto, en El Universal relata la historia de presión ejercida por Servitje para evitar la transmisión de un reportaje televisivo sobre ex seminaristas que denunciaban abusos sexuales del padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

Bimbo tiene una participación cercana a 92% en el mercado de pan empacado en México. Bimbo compite contra las panaderías tradicionales, ya que éstas tienen mayor penetración en el mercado total de pan en México. Con base en esa perspectiva, la penetración de Bimbo es de 20%.

Se crítica la calidad de sus productos y su impacto en la obesidad de la población. En 2014, se creó un impuesto a productos con alto contenido calórico y Bimbo reformuló algunos productos para reducir ligeramente la cantidad de azúcar sin hacerlo en los cereales. Los líderes de la ética empresarial son simuladores.

www.elzenzontle.org

zenzontle@elzenzontle.org

zenzontle2004@elzenzontle.org