Roger Waters: el músico, activista y creativo más exitoso de la historia del rock

FOTO: AFP

Roger Waters, nacido un día como hoy de hace 75 años, es considerado uno de los artistas más exitosos en la actualidad. Con giras y conciertos en todo el mundo, es uno de los diez artistas con mejores ganancias en lo que va del 2018 -de acuerdo a la publicación internacional Pollstar y la revista People With Money lo colocó en el puesto número uno como el mejor músico pagado, con un patrimonio de 215 millones de dólares.

Nacido en Surrey (Inglaterra), a los cinco meses él y su familia se trasladaron a Cambridge y ahí desde joven participó como activista en movimientos contra el armamiento nuclear a mediados del siglo pasado. A los quince años conoció a Syd Barret, uno de los fundadores de la legendaria banda de rock Pink Floyd; Nick Mason y Rick Wright conocieron a Waters durante su época universitaria en Londres. En 1963, Mason, Waters y Wright dejaron la universidad y formaron una banda de rythm and blues, Sigma 6. A finales de ese año comenzaron a tocar con Syd Barret creando la banda The Tea Set y en el otoño de 1965 se comenzaron a presentar como The Pink Floyd Sound, para después llamarse Pink Floyd. David Gilmour, amigo de la infancia de Waters, se unió a la banda en 1968, reemplazando a Syd Barret.

Desde la partida de Barret del grupo en 1968 y hasta 1985, Roger Waters -bajista y voz de la banda- tomó el liderazgo creativo de la banda y fue el compositor de varios discos, incluido el que es considerado como el más famoso de la banda, The Dark Side of the Moon (1973). En 1985, Waters abandonó la banda por diferencias con sus compañeros y en 1986 inició los trámites legales para disolver Pink Floyd. Gilmour y Mason se opusieron a ello y en 1987 llegaron a un acuerdo legal, Waters obtuvo los derechos de autor del concepto de The Wall.


A partir de 1984 el compositor y músico prosiguió su carrera en solitario, creando discos y dando conciertos en varios países. En 1990 -meses después de la caída del Muro de Berlín- organizó uno de los conciertos de rock más grandes de la historia, The Wall- Live in Berlin; de 1992 a 1999 se tomó un descanso de la industria musical.

Desde 1999, retomó la escena musical con la gira In the Flesh Tour, retomando canciones de Pink Floyd y de su época de solista. La gira de tres años fue un éxito mundial y concluyó con el lanzamiento de un CD y DVD de la gira llamado In the Flesh Live. En 2005 se reunieron por última vez Mason, Wright, Gilmore y Waters como Pink Floyd para el concierto benéfico Live 8 en Londres y ese mismo año la banda pasó a ocupar un puesto en el Salón de la Fama del Reino Unido.

Roger Waters desde muy joven demostró interés por el activismo político, característica que durante toda su carrera artística ha explotado, desde las letras de sus canciones hasta sus giras, siempre ha dejado clara su posición política contra el autoritarismo, los conflictos armados, desapariciones forzadas, entre otros. Durante su concierto en el 2016 en la Ciudad de México, se pronunció contra la iniciativa de Donald Trump de construir un muro fronterizo entre EU y México y exigió la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Concluyó su participación con un monólogo dirigido a la ciudadanía, pero especialmente al presidente Enrique Peña Nieto:

“Existe otro muro, el de los privilegios que dividen a los ricos de los pobres […] la vez anterior que estuve aquí, conocí a algunas familias de los jóvenes desaparecidos. Sus lágrimas se hicieron las mías, pero las lágrimas no traen de vuelta a sus hijos […]. Señor Presidente, más de 28 mil hombres, mujeres, niñas y niños han desaparecido, muchos de ellos durante su mandato desde 2012. ¿Dónde están? ¿Qué les pasó? Recuerden que toda vida humana es sagrada, no solo la de sus amigos. Señor presidente, la gente está lista para un nuevo comienzo. Es hora de derribar el muro de privilegios que dividen a los ricos de los pobres. Sus políticas han fallado. La guerra no es la solución… Señor Presidente escuche a su gente, los ojos del mundo lo está viendo”, al terminar su monólogo ejecutó las canciones Vera y Bring the Boys Back Home del Álbum The Wall.