Senadores: inversión de 721 mdp en arcos de seguridad no sirvió; robo aumentó 161%

Los senadores del PRI denunciaron que la inversión de 721 millones de pesos destinada a la construcción de Arcos de Seguridad en Puebla durante el sexenio anterior no arrojó resultados, porque el robo en carreteras aumentó en 161 por ciento este año, mientras el robo a camiones de carga creció en 186 por ciento.

Responsabilizaron del problema a la administración del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas (2011-2017), bajo el argumento de que ésta pretendió frenar la inseguridad con “obras de relumbrón” ineficaces.

“Para la operación de los Arcos de Seguridad en Izúcar de Matamoros, Altepexi, Cuapiaxtla, Atlixco, Palmar de Bravo y Huejotzingo fue necesario la instalación de unidades de sistema de rayos gamma y rayos x, los cuales escanean el interior de los vehículos cuando cruzan por estos dispositivos, sin embargo, los delincuentes han encontrado las maneras para librar o evadir dichos dispositivos”, señalaron.


Los priistas entregaron a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión un punto de acuerdo en el que denunciaron el incremento de los ilícitos en las carreteras de Puebla, con el propósito de que ese órgano legislativo exhorte al gobierno de Antonio Gali Fayad a mejorar la vigilancia de esas vías de comunicación.

 

Supuestos policías y crimen organizado, los autores de la violencia

 

De acuerdo con estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el robo en carreteras aumentó de 211 denuncias el año anterior a 552 en los primeros cinco meses de 2017.

“La misma tendencia presenta el robo a camiones de carga, que creció 186 por ciento al transitar de 175 robos en 2016 a 502 en 2017”, explicaron los senadores, quienes refirieron cuatro casos de violencia en las vías de comunicación del estado reportados este año.

En la carretera federal México-Puebla se instalaron retenes clandestinos por parte de integrantes del crimen organizado en la comunidad de Santa María Zacatepec, donde asaltaron a los automovilistas que transitaban por esa vía en la madrugada del 25 de junio y los despojaron de sus pertenencias, reportaron.

El 2 de junio, prosiguieron, supuestos policías extorsionaron a transportistas y les robaron sus unidades en la carretera federal Puebla-Tehuacán, a la altura de la comunidad de Llano Grande.

 

Involucran a agentes de la fiscalía general en los robos  

 

También recordaron que el 23 de abril se hizo pública la instalación retenes de supuestos agentes de la Fiscalía General del Estado (FGE) en los tramos carreteros que comunican los municipios de Tehuitzingo, Acatlán de Osorio y Chila de las Flores, donde los uniformados asaltaron a conductores.

“Estos falsos retenes se instalan a la luz del día y los presuntos elementos de la fiscalía portan armas de grueso calibre con el que amedrentan a la población y los amenazan de muerte si no hacen entrega de sus celulares, dinero, bolsos de mano, estéreos y otros artículos de valor”, expusieron.

Además, mencionaron que el 15 y 16 de marzo se informó que supuestos policías estatales en las carreteras que comunican a los municipios de Cuapiaxtla de Madero, Tehuacán, Esperanza, Tecamachalco y Quecholac detenían a los conductores para robarles sus vehículos y dinero.

“Ejemplo de ello es que sujetos con chalecos negros despojaron a un hombre de por lo menos 20 mil pesos en efectivo sobre la carretera federal Puebla-Tehuacán”, apuntaron.