ROBO A TRENES EN LA CAPITAL

Pobladores de la comunidad de San Pablo Xochimehuacán, en el municipio de Puebla, saquearon ayer 50 toneladas de trigo a vagones del tren además de que golpearon a la tripulación.

Las autoridades han identificado a las personas que se llevaron el cargamento de comida como habitantes de una demarcación de la capital poblana y resulta extraño que en la urbe haya saqueos de alimentos, porque el móvil evidenciaría una grave situación de hambre que debe ser resuelta cuanto antes.

No obstante, se sabe que desde hace por lo menos año y medio, las bandas del crimen organizado dedicadas originalmente al robo de hidrocarburos en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y al narcomenudeo, se asentaron en Xochimehuacán, sin que hasta el momento hayan podido ser detenidas.


Por esa razón no es difícil especular que el atraco de ayer pudo haber sido orquestado por esos grupos delictivos de muy alta peligrosidad, que ya han sentado sus reales hasta el punto de la impunidad en la Angelópolis, ante la impotencia de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Se informa constantemente de la desarticulación de bandas o células del crimen organizado, pero ya se sabe que ese sector de la sociedad tiene una lógica de hidra, en la que a una cabeza decapitada le suceden muchas más.