Roban más de 75 mil pesos en casa de inspector de Pozotitla, sospechan de venganza por oponerse a hidroeléctrica

Sujetos encapuchados despojaron de más de 75 mil pesos a la esposa del inspector de Pozotitla, en Zoquitlán, acto que un grupo de pobladores considera fue en represalia porque la autoridad de esa inspectoría se opone a la instalación de la hidroeléctrica en la Sierra Negra.

 

Dentro de la carpeta de investigación 1867/2017/TEHUA Eustolia Eufemia Bolaños Cortés, narró que el día referido tres sujetos encapuchados y armados ingresaron a su domicilio y tras cerciorarse de que el esposo de la mujer no se encontraba en esa casa, la amenazaron con matarla para que les hiciera entrega del dinero.


 

Ante el temor de que fueran a cumplir con la amenaza no tuvo más opción que indicarles el sitio donde tenía guardados 75 mil 802 pesos, dinero correspondiente a las cooperaciones de la población para la construcción de la capilla en esa inspectoría y que tenía bajo su resguardo el inspector Eutiquio Blanco Sánchez.

 

Este martes habitantes de Pozotitla, acompañados del líder del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (Maiz), Omar Esparza, ofrecieron una rueda de prensa para dar a conocer esos hechos y responsabilizar de los mismos a los representantes de la Minera Autlán, que es la empresa que pretende construir en la Sierra Negra una hidroeléctrica.

 

Para Omar Esparza está claro que esa agresión fue en venganza porque el inspector y la mayoría de los habitantes de Pozotitla se oponen a ese proyecto, debido a que sabe la cantidad de afectaciones que sobrevendrán si se instala la hidroeléctrica, por lo cual mantienen una lucha constante en defensa de la tierra y el agua.

 

El líder de Maiz resaltó que los empresarios están muy molestos con los pueblos que se oponen a la hidroeléctrica, la cual buscan construir sobre los ríos Coyolapa y Atzalá, pero la gente de esa región sabe bien que afectará a decenas de comunidades que actualmente se benefician con el agua de esas afluentes, por lo que se unieron para impedir la instalación.

 

Esparza expresó que esta no es la primera vez en que los opositores a la hidroeléctrica son blanco de ataques, por lo que están convencidos de que se trata de otra acción de venganza y no únicamente de un simple robo, de manera que responsabilizó a los representantes de la Minera Autlán, así como a las autoridades municipales de ese hecho y de cualquier agresión que en el futuro pueda sufrir el inspector o su familia.

 

Resaltó que hasta el momento no se ha logrado instalar la hidroeléctrica, porque los pueblos están unidos en la oposición al proyecto, pese a que las autoridades municipales tanto de Zoquitlán como de Tlacotepec de Porfirio Díaz, apoyan incondicionalmente a la empresa y son los autores de agresiones a quienes se oponen.