A río revuelto, ganancia de atracadores

Para todas las víctimas de los

pasados sismos. Principalmente para las víctimas de una burla incalificable

por parte de Enrique Peña Nieto y la presidente del DIF nacional.


 

Después de las tragedias que este país ha venido sufriendo desde el 7 de septiembre hasta el pasado sábado 23, las desgarradoras imágenes que han circulado en redes sociales de manera pertinaz, en donde de manera torpe y amarillista, el canal de las estrellas, encabezado por el genuflexo Loret de Mola al servicio del poder en turno, difunden una y otra vez, para satisfacer el morbo del televidente y lejos de informar con veracidad desinforman cómo sucedió con el caso de la niña Frida Sofía a punto de ser rescatada y que a la postre la menor nunca existió.

Imágenes tan dolorosas de acontecimientos que se van sucediendo en actividades de rescate civil primordialmente, héroes anónimos que pusieron en riesgo su vida para rescatar a aquellas victimas aplastadas y enterradas bajo los escombros, pero con un halo de esperanza y de vida. Mientras tanto, los politicastros de siempre aprovechan la desgracia para medrar con el dolor de las víctimas que viven en carne propia la tragedia, las que se han quedado sin casa, las que han perdido su patrimonio y sus recuerdos para pasar a una miseria no sólo material, peor aún la miseria de aquellos gerifaltes que hacen presencia en cadena nacional y esperan el momento adecuado para visitarlos in situ y ofrecer el apoyo de las autoridades de la federación.

En YouTube se difundió un video que se atribuye “Chiapas sin censura”, accedan a él porque no tiene desperdicio, aquí la liga https: //youtu.be/mXXH9qw3Sc. Estas imágenes que habrán de ver se han viralizado en redes sociales en ocasión del discurso pronunciado por Angélica Rivera, primera dama, a quien se le escucha, en uno de sus mejores papeles histriónicos diciendo: “… en nuestros corazones llenos de tristeza, llenos de angustia hoy estamos viviendo momentos de mucho dolor todos los mexicanos, nuestros corazones están unidos pidiendo por todas las familias que perdieron a sus seres queridos y por todas las personas que no han podido ser rescatadas, no hay dolor más grande que la perdida de vida de niñas, de niños, de hombres y mujeres (la primera dama se quiebra ante nuestros ojos, casi para prorrumpir a llorar) que han estado en este trágico evento…” . De la misma manera en esta comedia burlesca se ve al presidente EPN con sonrisa abierta convocando a una cadena humana y remata con una sonrisa en el rostro diciendo “… Karla ven para acá …y más a los que son de los medios aunque sea un rato…”, y de manera socarrona interroga a sus convidados: “… ¿no hay nadie más solidario?, (risas)…” Atrás de él, la primera dama suelta una breve carcajada previo a montar el tinglado, ominoso y cruel para repartir cajas vacías del DIF simulando una cadena humana desde la presidencia, solidaria, dolida, acongojada, sufriendo y mostrando que ellos también participan en “arduas” jornadas de solidaridad humana, ellos los de añil en las venas también cargan “pesadas cajas de víveres”. La cadena de traslado de cajas se interrumpe con una voz de la más baja estofa acompañado de la más deleznable simulación del mandatario “… ahora alimentos…” (grita EPN para finalizar el último acto).

Los carroñeros líderes de los otrora institutos políticos cuya obligación constitucional es la de contar con una plataforma ideológica, hoy mimetizada entre sí, porque da lo mismo la derecha que la izquierda o centro izquierda, en esta democracia desdibujada, sin pudor alguno han salido a declarar en un alarde de generosidad ficticia compitiendo para proponer desde un 20 hasta un 50 por ciento de sus prerrogativas electorales, grotesca simulación, mientras que ellos salen en cadena nacional y en redes sociales leyendo torpemente el guion trazado por sus “Think Tanks” de la política (sic. politiquería). Vemos a la señora Alejandra Barrales, dirigente del PRD, sometida a la derecha más recalcitrante que encabeza Anaya y sus corifeos, presumiendo su rostro de plástico multioperado, expresando sin pudor alguno que los recursos provenientes del INE representan menos de 1 por ciento del presupuesto, entonces propone con todo el tinte politiquero que le da su nimia inteligencia, el apoyo a damnificados con los recursos de marras, ¡Cuánto cinismo! ¿Por qué no donar su departamento de Miami que se dice rebaza los dos millones de dólares el regalito? Pan y circo, señora, usted nos receta y nosotros a usted una buena dosis de ácido glutámico. Por lo que hace al escurridizo Ricardo Anaya, también su descaro no tiene límites, las ficticias herencias de sus suegros, su manchado, cuan mentiroso e inexacto 3 de 3; sus viajes semanales a la ciudad de Atlanta en primera clase a costa de los mexicanos, tampoco serán donados. Qué decir de Ochoa Reza quien de manera grotesca y mostrando la negrura de su corazón y de sus reacciones tampoco muestra guapura para donar sus millonarias obras de arte –que no cuadros adquiridos en el “Mercado de Pulgas” como sucede en mi caso. Lo anterior vaya para mis detractores y críticos a sueldo.

Hemos sido testigos también de videos que circulan en las redes sociales en el estado de México, en la CDMX y principalmente en Morelos, en donde los tráilers cargados de ayuda humanitaria para las víctimas de los desastres naturales son interceptados por “autoridades” de estas entidades federativas so pretexto de que deben ser ellos los que coordinen y organicen la entrega de la ayuda humanitaria. La justificada indignación de los proveedores no se ha hecho esperar al extremo de dar seguimiento al destino final del lugar a donde van a parar los víveres y apoyos mil provenientes de sus actos altruistas. La indignación es mayúscula cuando vemos las imágenes, después del secuestro material de los cargamentos con un destino específico. Los afectados y víctimas de la tragedia sismológica que son etiquetados con las leyendas del DIF Morelos, del PRI, hoy PRIAN, del DIF nacional que encabeza la actriz en su papel histriónico más deleznable de su vida.

Los mexicanos durante el primer terremoto con epicentro en el golfo de Tehuantepec, que devastó parte de Oaxaca y Chiapas salimos a las redes sociales para abrazarnos, condolernos, en mensajes poéticos que se volvieron virales como aquel de “no llores México”, o aquellos opúsculos de consuelo salidos posiblemente de poetas o escritores que mostraban el epicentro en donde anida el corazón de quienes nos sentimos orgullosos de pertenecer a este gran país que parece que se rompe, se desvencija, se desgaja, que colapsa pero no tanto en lo material, sino en los actos hediondos y vergonzantes de los dirigentes de los partidos políticos a los que me he referido.

Para orgullo de los poblanos, tanto Antonio Gali como Luis Banck, acompañados por sus esposas y sus equipos de trabajo se han convertido en un ejemplo de lo que un gobernante debe hacer en estos casos al despojarse de manera verdadera y sin simulacros para organizar a la sociedad civil dejando a un lado de sus ropajes de autoridad, escuchar las quejas y sumarse al dolor de quienes piden ayuda, comunicando a la población los acontecimientos vía twitter, hablando de cara a la sociedad sin telepronter y con el corazón en la mano, sufriendo el dolor por la desgracia de otros a la que se suman con verdad. Mi reconocimiento y el de los poblanos principalmente a la sociedad civil que se organiza y que se olvida de rencores, de diversiones o actos que festinar donde los haya, para hacer una sinergia que se convierte en la otra cara de la moneda de lo que ha hecho la pareja presidencial que lastima y que indigna a propios y extraños, que alcanza mayores dimensiones de oprobio que cualquier otro caso antes vivido, más aun que el Lydiagate mediatizado internacionalmente y que palidece frente a este montaje de una escena que concede razón a quienes manifiestan su rencor, desprecio y abominación por la carencia indubitable de cualquier rasgo de humanidad de nuestras máximas autoridades federales, lo digo sin acritud, ¡pero lo digo!