Resalta Adolfo Gilly importancia de la comunicación comunitaria

A pregunta expresa, Gilly consideró necesario erradicar las categorías de Norte y Sur del análisis sobre la realidad planetaria actual, ya que, señaló, “son metáforas que no ayudan a pensar”. En la imagen, con Ana Lidya Flores e Yvon Le Bot  ■  Foto José Castañares
A pregunta expresa, Gilly consideró necesario erradicar las categorías de Norte y Sur del análisis sobre la realidad planetaria actual, ya que, señaló, “son metáforas que no ayudan a pensar”. En la imagen, con Ana Lidya Flores e Yvon Le Bot ■ Foto José Castañares

En su intervención dentro de la Cátedra Alain Touraine, el historiador Adolfo Gilly resaltó la importancia de la comunicación comunitaria para iniciar diálogos de entendimiento y organización entre individuos y sociedades que tienen realidades similares y enfrentan enemigos comunes.

A pregunta expresa, el colaborador de La Jornada también consideró necesario erradicar las categorías de Norte y Sur del análisis sobre la realidad planetaria actual, ya que, señaló, “son metáforas que no ayudan a pensar”.

Adolfo Gilly participó ayer en el panel El Estado, la erosión de la territorialidad del poder y los movimientos sociales, al lado del sociólogo francés Yvon Le Bot, quien hizo un análisis de 10 puntos sobre el estado en que se encuentran los movimientos sociales a nivel mundial.


Por la tarde, la doctora en Antropología Social, Rosana Reguillo, aseguró que la revolución no sólo se da en las manifestaciones sociales que se ejercen por medio de protestas y discursos políticos, sino que también sucede en las redes sociales, por medio de códigos de los que echan mano los jóvenes, principalmente, para alzar la voz en contra de los regímenes autoritarios y las políticas intervencionistas.

Reguillo aseveró que los jóvenes que no encuentran un lugar en el debate público lo hacen por medio de las redes con hashtags, blogs y a través de sus perfiles personales de Facebook.

Además, la también catedrática del ITESO, reprobó la actitud de la fuerza pública el 2 de octubre pasado, debido a los enfrentamientos que se suscitaron entre jóvenes manifestantes y policías. Calificó los abusos de la fuerza pública como un hecho “vergonzoso, patético e inmoral”.

Asimismo, Marta Tawil, investigadora en temas de Medio Oriente, advirtió que prevalece “un culturalismo en las sociedades europeas de defender lo que se ha logrado en términos democráticos y de libertad, sin embargo que los Sirios sean libres es un hecho impensable.

Durante su participación en la mesa de trabajo Primaveras en el otoño civilizatorio, la doctora en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales por el Institut d’Etudes Politiques de París, hizo énfasis en que las políticas amenazantes sobre Siria y el régimen de Yasset Arafat han dejado de lado la protección de las minorías.

Explicó que las revoluciones no son unívocas sino estados de excepción, por lo que llamó a los estudiantes e investigadores a identificar las rupturas y continuidades que tienen los movimientos sociales.

Finalmente, Marta Tawil enfatizó que habría que hacer un análisis a las categorías de los actores y las dinámicas de los poderosos y pensar que lo que está en juego son vidas humanas y traumas que repercuten en las políticas, relaciones sociales reconciliación y generaciones futuras, pero sobre todo las relaciones humanas de las personas que viven en lugares de conflicto.

(Con información de Ana Elizabeth García Vilchis)