Reprobable actuar del TEEP

Sin importar que a nivel federal se estableció que nombrar a Martha Érika Alonso Hidalgo como esposa de Rafael Moreno Valle Rosas no es ningún delito o una falta, el Tribunal Estatal Electoral de Puebla (TEEP) por segunda vez volvió a sancionar a Luis Miguel Barbosa Huerta, el abanderado de la coalición “Juntos Haremos Historia”, bajo el argumento de que cometió violencia de género por llamar –en sus redes sociales, por tres semanas– a la candidata panista como cónyuge del ex gobernador.

Tal comportamiento muestra un comportamiento faccioso de parte de los magistrados del TEEP, que no solamente ignoran al tribunal federal en la materia –que es una instancia superior–, sino se ubican como parte de la guerra sucia del morenovallismo en contra de Morena y su candidato a la gubernatura.

Los magistrados del TEEP no gozan de la confianza y credibilidad que se necesita para encargase de la justicia electoral en el estado. Lo que amerita es su pronta destitución, sobre todo partiendo de que el presidente de dicho órgano jurisdiccional, Fernando Chevalier, tiene importantes nexos con el grupo político morenovallista.


Nombrar a Martha Érika Alonso como esposa de Moreno Valle es únicamente describir un estado civil, que es oficial y avalado por una institución pública del estado de Puebla. El prohibir hacer esa mención, podría ser el antecedente de una oleada autoritaria que intente prescribir la crítica social, política y periodística en la entidad. No es un asunto menor.