REPRESIÓN INAUDITA

Anoche se conoció que se giraron órdenes de aprehensión en contra de José Juan Espinosa Torres, candidato electo a la diputación estatal por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena); Gabriel Biestro Medinilla, dirigente en Puebla de dicho instituto político, y Misraím Hernández, militante del mismo y defensor de los derechos humanos.

La acción, ejecutada por la Fiscalía General del Estado (FGE) a cargo de Víctor Antonio Carrancá Bourguet, es a todas luces una muestra de desesperación del ahora senador electo, Rafael Moreno Valle Rosas, quien como gobernador de Puebla se distinguió por utilizar la persecución y el encarcelamiento como método para frenar a sus adversarios y críticos.

En este caso, Moreno Valle y su grupo estarían buscando frenar a toda costa la defensa del voto que han iniciado los integrantes de la coalición Juntos Haremos Historia, frente a las evidencias de un fraude mayúsculo para escamotear la voluntad popular expresada en urnas en la elección de titular del Poder Ejecutivo.


Se ha pasado así, a instancias del panista, de una etapa de lucha electoral a un momento de abierta represión política, lo que significa una regresión a la etapa más autoritaria y cruenta del Morenovallismo, cuando ocurrieron hechos sangrientos como la refriega a pobladores de Chalchihuapan o el encarcelamiento de defensores de la tierra en la zona del Popocatépetl y la Sierra Norte, el acoso a mototaxistas y otros tantos eventos zafios del periodo más oscuro que haya tenido Puebla.

Esta vez Moreno Valle ha magnificado su agresividad contra la única fuerza política que ha logrado disputarle de tú a tú el poder y ha desatado una espiral de violencia.