Llamado de la Red de Franquicias a Gali para que Puebla no se convierta en un nuevo Tamaulipas

Empresarios agremiados a la Red Mexicana de Franquicias hicieron este martes un llamado enérgico al gobernador Antonio Gali Fayad para que Puebla no se convierta en el nuevo Tamaulipas, por la ola de violencia en los últimos días que cobró la vida de al menos 17 personas por enfrentamiento entre bandas rivales de huachicoleros.

Así lo declararon el presidente del organismo empresarial José Ignacio Rivero, Pablo López Calva y Roberto Esquivel Ruiseco, quienes advirtieron que está en riesgo la inversión económica en la entidad.

“Señor gobernador creemos que está a tiempo que esto se convierta en otro Tamaulipas, no queremos ver gente matando en las calles, y todavía peor entrando a los hospitales a matar gente inocente”, reclamó Rivero.


Dijo que es verdaderamente agraviante para la sociedad poblana ver el nivel de inseguridad que se vive en la capital, equiparable señaló a los estados de Tamaulipas y Michoacán.

Lo anterior, agregó, unido al desastre que produjo el terremoto del 19 de septiembre y la inseguridad, el problema le pega fuertemente al turismo y la inversión.

En su intervención, Roberto Esquivel precisó que aunque las pérdidas no son cuantificables, sostuvo que empresarios de otras partes del país están analizando dejar de invertir en Puebla ante el temor que sean secuestrados o extorsionados con el “derecho de piso” por parte del crimen organizado.

“Le preocupa al empresario invertir en Puebla ante el temor que sean extorsionados porque saben que aquí hay bandas del crimen organizado”, puntualizó.

Sostuvo que no tiene conocimiento que en la actualidad se esté extorsionando con “derecho de piso” a algún miembro de la Red de Franquicias; sin embargo, recordó que si llegó a suceder con empresarios de la Mixteca.

Nosotros como sector empresarial dijo han manejado varias estrategias de seguridad, a fin de evitar pérdidas económicas y poner en riesgo su vida.

En ese sentido, exhortó al gobierno del estado a extremar medidas de seguridad y confrontar las bandas huachicoleras, pues aunque existen estrategias implementadas por los tres niveles es evidente que no hay resultados.

Sobre la salida de prisión del empresario Othón Muñoz Bravo, conocido como El Cachetes, tras el pago de una fianza por un millón de pesos, Esquivel Ruiseco demandó a la autoridad “no perder de vista” al presunto líder huachicolero.

Incluso, demandó que el gobierno del estado vigile las finanzas del gasolinero quien fue identificado por la Secretaría de Marina en agosto pasado como uno de los principales líderes huachicoleros del país.

En tanto, el empresario Pablo López Calva refirió que aunque según datos de Petróleos Mexicanos (Pemex) el robo de combustible en Puebla ha disminuido, lo cierto dijo es que “el pastel para las bandas criminales se les hizo mucho más chico, y es por eso que se disputan la plaza por la reducción del negocio”.

Para mí –precisó- resulta muy preocupante que venga un grupo criminal de la zona del Triángulo Rojo –epicentro del robo de combustible en el estado- a atacar a gente de San Martín Texmelucan, y después en la huida roben hasta en tres ocasiones automóviles a ciudadanos inocentes.

Entonces, reclamó que la autoridad sólo juegue un papel testimonial, tras señalar que en las tres balaceras perpetradas en este inicio de semana en la ciudad de Puebla, Amozoc y Tlaltenango, no hubo ningún detenido.

“Hubo un reguero de cadáveres, de sangre, mataron ciudadanos inocentes y no hay nadie en la cárcel”, cuestionó.

Concluyó que el llamado se hace a la Secretaría de Seguridad Pública del estado y municipal, para saber si cuentan con la suficiente capacidad para enfrentar el crimen organizado en la entidad, “o sólo son espectadores ante la goliza que les metieron con el asesinato de 17 personas”.