Reconoce el rector de la UAP labor de estudiantes y maestros del CUPS

Con el fin de atender las necesidades de los niños que son alfabetizados por el Centro Universitario de Participación Social (CUPS), de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), el rector Alfonso Esparza Ortiz visitó la Escuela Comunitaria de La Resurrección, ubicada en esta junta auxiliar al norte de la ciudad de Puebla, una de las cuatro donde se enseña a leer y escribir a niños que por diferentes motivos, sobre todo económicos, no pueden asistir a la escuela.

Durante su visita, Esparza Ortiz felicitó a la titular del CUPS, Mirta Isabel Figueroa Fernández, y al grupo de colaboradores, por su trabajo con las comunidades, además de reconocer la labor social de los alfabetizadores, voluntarios que con entusiasmo y convicción educan a menores de zonas marginadas del Cerro del Marqués, en la junta auxiliar de La Resurrección, y de la Cuarta Sección de San Miguel Canoa y Barranca Honda, de la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan.

“Lo que nos motiva a venir es reconocer el gran trabajo y esfuerzo que realizan los muchachos del servicio y los maestros, quienes demuestran mucho cariño y amor.


Gracias a ello los avances son notables”, expresó ante miembros de la comunidad del Cerro del Marqués y cerca de 60 niños que participan en el programa, según un boletín emitido por la Dirección de Comunicación Institucional de la Máxima Casa de Estudios.

El jefe del gobierno universitario invitó a los padres de familia a “tener confianza en estos centros comunitarios, que solo se mueven por el amor hacia los niños y por la esperanza de tener un mejor país, en el que todos sepan leer y escribir, y en el que todos tengan la oportunidad de adquirir conocimientos”.

Al recorrer este centro de enseñanza, conoció los proyectos con los que incentivan el desarrollo escolar, como el de seguridad alimentaria a través del cual los niños cultivan alimentos para su consumo. La Escuela Comunitaria de La Resurrección realiza estas actividades desde 2011.

Por su parte, Figueroa Fernández informó que dentro de los espacios del CUPS se les enseña a los menores a leer y escribir, matemáticas, educación para la convivencia y capacitación técnica para el trabajo, como computación.

“Hay miles de niños que viven una realidad muy dura, porque además de pertenecer a grupos marginados, no saben leer y escribir. Invitamos a la población a participar donando libretas, como voluntarios, haciendo talleres. Para este tipo de labores siempre necesitaremos gente con ganas de hacer cosas”, aseveró la titular del CUPS.