Realizarán ensayos sobre el maíz en el valle de Atlixco

Atlixco. Luego de 10 años de no realizarse, especialistas en el ramo llevarán a cabo pruebas de validación de 100 variedades de maíces en dos micro–regiones del estado de Puebla, entre ellas Atlixco, para fomentar el uso de semillas de calidad y promover la investigación de granos, para dar así certeza a los productores y a las empresas comercializadoras.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), el Sistema Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS) y el Colegio de Postgraduados (Colpos) serán los encargados de estas tareas.

Con la presencia de la directora general del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas, Enriqueta Molina Macías, y académicos del Colegio de Postgraduados de Puebla, Alberto Jiménez Merino, delegado de la Sagarpa, afirmó que “la semilla es el punto de partida, el principio y fin de todo; si no hay semilla no podemos aspirar a tener los productos y alimentos que necesitamos, ni alcanzar la seguridad alimentaria del país”.


En un recorrido de campo para evaluar los proyectos de investigación de 32 híbridos de semillas que se han distribuido en dos micro–regiones de Puebla, Jiménez Merino expresó su convicción de que, con base en las pruebas que se están realizando, estas regiones obtendrán materiales genéticos de mayor calidad para elevar la productividad.

La división de las dos micro– regiones para la investigación y evaluación de los 32 híbridos de maíces está compuesta por la zona de Valles Altos: Libres, San Nicolás Buenos Aires y Huejotzingo, en tanto que la denominada de Transición: Tepango, Toxtepec y Atlixco.

Con fundamento en la Ley Federal de Producción, Certificación y Comercio de Semillas, Jiménez Merino subrayó que se está realizando un gran aporte al desarrollo agroalimentario, con la validación de más de 100 variedades de maíces, para darle certeza y equidad de comercialización a las 14 empresas productoras y distribuidoras nacionales e internacionales que participan.

Asimismo, los participantes convocaron a utilizar nuevas tecnologías que nos permitan incrementar los rendimientos, mejorar la capacidad de adaptación de las plantas y, a final de cuentas, tener mejores ingresos y mayor desarrollo para nuestros productores.