En el periodo de transición, Puebla ha sido el quinto estado con más políticos ejecutados, dio a conocer Etellekt

Del mes de julio al 31 de agosto –lo que va del actual periodo de transición– Puebla fue considerado el quinto estado con mayor violencia política en el país, por asesinatos en contra de candidatos opositores, lo cual refleja la falta de trabajo de inteligencia del gobierno en turno que no atendió los “focos de riesgo”.

Así lo reveló el Informe “Violencia Política en México, Julio-Agosto de 2018” de la Unidad de Análisis en Riesgo de Seguridad de Etellekt Consultores dada a conocer en esta semana.

Desde el 2 de julio y hasta el 31 de agosto pasado, ocurrieron 63 ataques en todo el país, de los cuales 21 fueron homicidios dolosos contra políticos; cuatro de ellos contra representantes y autoridades recién electas principalmente de Morena.


Para entender las causas que han motivado los atentados contra políticos y candidatos en las elecciones concurrentes, de las 850 agresiones analizadas en un periodo de 12 meses, el 81 por ciento fueron dirigidas contra opositores a los partidos y coaliciones gobernantes en las 32 entidades de la república.

Lo anterior significa –argumentó Etellekt Consultores– que la violencia política transita por una ruta distinta al actual clima de inseguridad y homicidios por rivalidad delincuencial.

Se trata pues de la elección más violenta de la historia moderna de México.

El estudio informó que este fenómeno social sigue concentrándose en sólo cinco entidades del país: Colima, Jalisco, Michoacán, Guanajuato y Puebla.

Esto debido a que “son entidades con altos porcentajes de población en situación de pobreza, donde acceder a cargos públicos representa una de las pocas opciones para acceder a escalar socialmente y acceder a salarios mejor remunerados”.

Aunque no forma parte del conteo, el pasado 4 de septiembre, en Puebla fue asesinado a balazos el alcalde electo de Nopalucan, Félix Aguilar Caballero, militante del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Asimismo, este martes 11 fue ejecutado de varios impactos de arma de fuego el regidor de Obras Públicas del municipio de San Sebastián Tlacotepec, Victoriano Merino León, cuando llegaba a su casa.

Al respecto, el director de Etellekt Consultores, Rubén Salazar Vázquez, destacó que esta tendencia se ha previsto durante el cuarto y quinto informe de violencia política en el país.

“Este patrón se ha venido reproduciendo en otros estados como Guerrero y Puebla, donde ya había antecedentes que no fueron atendidos de manera temprana por las autoridades”, alertó.

Dijo que en estas entidades “vemos un grave problema en materia de inteligencia, que ha fallado desde el momento en que no sabemos si tenían bien construido ese mapa de riesgos por municipio, por región, evidentemente a partidos o alcaldes que ya habían padecido este tipo de situaciones”.

Agregó que las agresiones se “siguen concentrado, tanto en la región Pacífico, como en la región Centro, en particular en Puebla, el Estado de México, Veracruz y hasta Chiapas”.

Salazar Vázquez dijo que en este corredor regional se está concentrando el 70 por ciento de los atentados y homicidios dolosos en contra de políticos.

A nivel nacional, del 1 de septiembre de 2017 al 31 de agosto de este año, informó que se han registrado al menos 850 agresiones en contra de políticos, de los cuales 175 fueron asesinatos.

Durante el proceso electoral pasado, Puebla fue la entidad que registró mayor número de agresiones a políticos, con un total de 125, de acuerdo con el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

Tan sólo el día de la jornada electoral, el pasado 1 de julio, se presentaron 122 denuncias de agresiones, dos de ellas por homicidios dolosos contra priistas, aunadas a los saqueos, robos, quema de urnas y retenciones en al menos 70 casillas.

Mientras la Policía Federal trasladó a la Fiscalía de Puebla a 62 personas sospechosas, entre las que se encontraba Israel Mancilla Amaro, magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Puebla.

También Puebla ocupó el segundo puesto a nivel nacional por el número de agresiones de violencia política contra mujeres al registrar 23 de los 185 casos denunciados en el país.