Purga del SNTE 51 contra 25 directivos que simpatizaron con la asociación MXM

Maestros por México (MXM) es una asociación civil que creó el movimiento de Elba Esther Gordillo para pugnar por el mejoramiento de la educación pública. Sin embargo, la cúpula del SNTE ha reaccionado con mucho pánico en contra de dicha organización, a tal grado que  Puebla, en la sección 51 del sindicato de maestros, ya se desató una purga que alcanza a 25 directivos de escuelas y supervisores que por adherirse a MXM están a punto de que les quiten sus cargos y los regresen a las aulas a ejercer su función de docentes.

Por órdenes de Jaime García Roque, secretario general de la sección 51 del SNTE, a un grupo importante de directivos de planteles y supervisores escolares se les ha comunicado que “terminó el encargo”, por tanto se les retira del puesto que tienen y se les da la instrucción de que se presenten a las oficinas de “su nivel”, para que los reasignen a un aula de clases.

Un caso concreto es el de Simón Cuateto Ramos, director del Centro Escolar Presidente Venustiano Carranza de Tehuacán, quien este lunes deberá presentarse a las oficinas de su nivel, es decir de su categoría laboral, en represalia de que no escuchó el llamado del SNTE 51 de alejarse de todo aquellos que huela a Elba Esther Gordillo Morales.


Cuateto Ramos tenía la promesa sindical de que en este año mejorarían sus condiciones laborales personales y había llegado al cargo apenas hace un año y dos meses, cuando fue colocado al frente del Centro Escolar de Tehuacán por decisión personal de Jaime García Roque, en sustitución de la profesora Leticia Valderrama Arruel.

Es decir, Simón Cuateto Ramos de ser uno de los consentidos del sindicato, en unos cuantos días pasó a ser perseguido por el simple hecho de haber simpatizado con MXM.

Desde hace varios días, los secretarios generales de las secciones 23 y 51 del SNTE, Alejandro Ariza Alonzo y Jaime García Roque, respectivamente, mandaron brigadas del sindicato a recorrer los cientos de planteles en el estado para difundir entre los maestros de que se debe mantener “la unidad sindical” por encima de todo, bajo la idea de que MXM es un intento –de Elba Esther Gordillo Morales– de crear una nueva organización gremial que desplace al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

La mayoría de esos emisarios han sido rechazados –por maestros y directivos– bajo dos argumentos: que MXM es una asociación civil y nada impide que un profesor pertenezca a ambas agrupaciones, sobre todo cuando le siguen descontando las cuotas sindicales que se le entregan al SNTE. Además, los estatutos sindicales nunca prohíben la participación de sus miembros en alguna agrupación surgida desde la sociedad civil.

Y el segundo argumento, en que en las escuelas a los enviados del sindicato primero les exigen que se aclaren el uso de los fondos de ahorro y los fideicomisos que tiene la agrupación gremial. En esa parte, los enviados de la representación sindical acaban vapuleados al nunca ofrecer respuestas convincentes frente a las demandas.

Particularmente se sabe que en la sección 23, existe una situación de pánico de Alejandro Ariza porque no cuadran las cuentas de los fondos de ahorro y muchos maestros que han exigido su dinero, sobre todo en el pago de seguros funerarios, o no se generan las retribuciones completas o se alargan los plazos para que se les entregue el dinero.

El temor de los líderes, o mejor dicho de “los charros”, del SNTE proviene del fuerte crecimiento que ha tenido MXM.

Hace poco más de un mes fue cuando la organización nació en Puebla y se estableció que tendría varios capítulos regionales, es decir divisiones territoriales.

La condición era que se crearía un capitulo en la región en que por lo menos hubiera 200 maestros dispuestos a registrarse en la organización. Hasta la fecha, ya se tienen 10 capítulos en el estado de Puebla y en varios de ellos, la participación ha sido superior a los 2 mil 500 profesores.

Y en cada asamblea de constitución de los capítulos regionales, siempre el clamor de los maestros es que se audite las finanzas de las gestiones de Jaime García Roque y de Alejandro Ariza Alonzo, pese se que se explica –por parte de los organizadores de la asociación– que el propósito de MXM no es obligar a los secretarios generales del SNTE a rendir cuentas.

MXM ha avanzado en Puebla de la mano de Moisés Soto, quien fue dirigente del SNTE 23, conoce las entrañas del sindicato de maestros y se encuentra jubilado, razón por la cual no han podido frenar su activismo desde el aparato represor del sindicato magisterial.