Pueblos de Tepeojuma crean un Frente en Defensa del Agua vs. Crystal Lagoons

Ejidatarios de ocho comunidades de Tepeojuma y organizaciones sociales crearon el Frente en Defensa del Agua y el Desarrollo Sustentable de las Comunidades Sureñas para frenar la construcción del residencial y playa artificial Crystal Lagoons, con la asesoría de académicos de la Universidad de Chapingo y la Autónoma de Puebla (UAP).

En entrevista con La Jornada de Oriente, Juan Antonio Ramírez Maldonado, informó que a raíz del inicio de las obras bajó el nivel del agua de los manantiales conocidos como “Ahuehuetes”, mientras está en riesgo de desaparecer dos especies de ranas endémicas.

El encuentro se dio durante el primer Encuentro de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA–México), que se desarrolló en la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP).


En septiembre pasado las autoridades de Atlixco revelaron que ni siquiera había permisos para la construcción de la zona habitacional de lujo. Luego, Crystal Lagoons corrigió y señaló que la obra se levantaría en Tepeojuma.

Ahora se sabe que el proyecto se encuentra oficialmente cancelado por el gobierno que encabeza el panista Rafael Moreno Valle, debido a que se emprendió sin las anuencias legales de rigor.

Ramírez Maldonado, quien es integrante del Frente, denunció que pese a la clausura la multinacional siguió trabajando una semana después, deforestando más de 2 mil metros cuadrados de tierra.

“Ahora está parada la obra, pero los pueblos nos estamos organizando porque no hay información y al parecer la persona que vendió las tierras para la construcción de Crystal Lagoons no es el dueño legítimo del predio”, sostuvo.

El entrevistado señaló que el supuesto propietario del terreno donde se construirá el residencial se apropió de tierras comunales de Tepeojuma.

Juan Antonio Ramírez expuso que ocho comunidades están participando en un Frente que busca frenar estos proyectos inmobiliarios en tierras ejidales, además de solicitar a las autoridades información de manera oficial.

Esto debido –sostuvo– a que ninguna autoridad ejidal ni municipal ha dado a conocer el proyecto a la población de Tepeojuma; sin embargo, estimó que el alcalde Gustavo Sánchez Martiñón otorgó los permisos y hasta el cambio de uso de suelo, bajo la excusa que solo se generarán 102 empleos para la comunidad.

Aunque el presidente municipal ha declarado a algunos medios de comunicación que no ha dado el permiso de cambio de uso de suelo, y que hasta que la empresa cumpla con los requisitos, la construcción de Lagoons Country Club estará suspendida.

En ese sentido, el Frente en Defensa del Agua y el Desarrollo Sustentable de las Comunidades Sureñas ha solicitado en varias ocasiones información al ayuntamiento de Tepeojuma, pero la autoridad local se ha rehusado a transparentar sus acciones respecto a la inmobiliaria.

En la localidad también existe el rumor que podría desaparecer el mercado tradicional, donde los fines de semana se llevan a cabo el trueque de productos del campo para construir en su lugar una tienda departamental.

A pesar de que los trabajos están parados, Juan Antonio Ramírez Maldonado informó que sigue la preventa de los residenciales a través del portal de internet de la empresa, así como en medios impresos.

“Hasta el momento hemos tenido información hemerográfica; hemos investigado la afectación agrícola, con el reforzamiento de la academia, porque el paso que quieren dar estas empresas ponen en riesgo la estabilidad de nuestra viva comunitaria”, recalcó.

El declarante dijo que existe el temor que tras cumplir los requisitos, Crystal Lagoons continúe el proyecto; no obstante, este impasse les permitirá documentar los posibles riesgos a la flora y fauna, además de la inminente desaparición del acuífero.