Proyectos extractivos: Unidos pueblos de Puebla y Veracruz en defensa

Proyectos extractivos: Unidos pueblos de Puebla y Veracruz en defensa.

El interés por defender la vida y el territorio hermanó a comunidades indígenas de dos estados. Este domingo se reunieron pobladores de 23 municipios, 18 de Puebla y cinco de Veracruz, para celebrar la diecisieteava Asamblea en Defensa de la Vida y Territorio (ADT).

Los indígenas y mestizos de 179 pueblos se congregaron en la cancha de San Andrés Tzicuilan, junta auxiliar de Cuetzalan, y primera comunidad de la Sierra Norte de Puebla en organizar grupos de guardias comunitarias para resguardar su territorio de la inseguridad.

Allí se informó a detalle el proceso de la construcción de la subestación y la línea de alta tensión, que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pretende establecer sobre los municipios de Cuetzalan del Progreso y Ayotoxco de Guerrero y que ha sido clausurada de forma simbólica por el pueblo maseual.


“Esta infraestructura para la conducción de energía eléctrica ha irrumpido en el seno de los pueblos, buscando ser impuesta bajo el argumento de que es un proyecto para beneficio de la región. Sin embargo, la información que se tiene en torno al proyecto, indica que la construcción de esta obra forma parte de la red de proyectos de muerte que pretenden establecerse en la Sierra Norte de Puebla, permitiendo la interconexión entre las hidroeléctricas, la minería y la extracción de hidrocarburos”, dijo uno de los participantes en el campamento de resistencia.

También se celebró que justo este domingo se cumple un mes del campamento que ha frenado la edificación de esta nueva generadora y que ha sido posible gracias a la organización de las guardias comunitarias.

Por eso, como parte de la Defensa de la Vida y Territorio se exhortó a las comunidades a que repliquen la iniciativa del pueblo de Tzicuilan para conformarse como guardias y hacer frente a los llamados proyectos de muerte.

También se informó sobre los avances de los megaproyectos que se han tenido en las comunidades de la Sierra, principalmente habitadas por el pueblo maseual y las intensiones de la Secretaría General de Gobierno (SGG) de Puebla de intervenir como mediador para la realización de los proyectos como lo ha hecho en el proyecto hidroeléctrico Coyolapa–Atzalan, a cargo del Grupo Ferrominera México, que se pretende instalar en la región de la Sierra Negra.

Luego de los informes, los integrantes del Consejo Maseual Altepetajpianij concretaron que todas sus acciones las hacen dentro del marco jurídico del estado mexicano para exigir su derecho a la protección de la propiedad territorial indígena.