Disputa de plazas en Puebla y Texmelucan deja más de 60 ejecuciones en dos meses

Tras la caída del líder huachicolero, Jesús Martín Mirón, alías El Kalimba, el cártel Jalisco Nueva Generación inició una limpia y la disputa de la plaza en la ciudad de Puebla y la región de San Martín Texmelucan que dejó de enero a la fecha al menos 60 ejecuciones vinculadas al crimen organizado.

En las últimas dos semanas, la organización advirtió a través de la colocación de narcomantas en la capital, Texmelucan y el municipio de Cuautlancingo, ubicado en el área metropolitana, que cuenta con el “apoyo del gobierno estatal” y que ha comenzado a limpiar la zona de delincuentes.

En los mensajes colocados en el puente peatonal frente al Mercado Hidalgo, en la ciudad de Puebla, y otro más en Cuautlancingo, advierten de la situación y se atribuyen la ejecución de dos presuntos huachicoleros que aparecieron desmembrados en el zócalo de Texmelucan.


Ambos habrían participaron en robos y extorsiones contra habitantes de la región, con el apoyo del grupo delictivo opositor en Puebla, Los Zetas.

En ese sentido, Jalisco Nueva Generación envió un mensaje a la población y los comerciantes del tianguis, uno de los  más grandes de Latinoamérica, en el que pide que no paguen piso a ninguna persona.

“Nosotros no cobramos plaza, venimos a limpiar toda la escoria de San Martín Texmelucan”, fue el mensaje que acompañó a los desmembrados que fueron colocados en dos bolsas negras.

El viernes 2 de marzo, tres días antes, apareció otra manta en las instalaciones del Mercado Hidalgo, bastión de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) “28 de Octubre”.

Este lunes, otra manta apareció colgada en un puente de la autopista México-Puebla, donde la organización advierte: “2 Aviso. Llegó la limpia, la plaza es mía, empezamos en San Martín. Vengo por todos los que no se alinean, traigo el respaldo del gobierno. CJNG”.

De acuerdo con la información divulgada por Lantia Consultores, en la entidad se registraron 31 asesinatos derivados de la delincuencia organizada solo en enero de 2018, mientras que en el mismo mes pero del año anterior se reportaron 20 homicidios dolosos.

El número de asesinatos en la entidad poblana es mayor incluso que en la ciudad de México, que reportó 29 ejecuciones.

Sin embargo, en febrero la cifra de los 31 ejecutados en el mes anterior en el estado de Puebla podría ser mayor, según una revisión hemerográfica.

Los asesinatos que marcaron estos últimos días fueron los cuatro ejecutados a quemarropa que fueron abandonados en el camino al Hotel Grand Ex Hacienda de Chautla.

Además de los tres asesinados en el local “Mamá Burger” del municipio de Atlixco, y los restos desmembrados de dos desconocidos que fueron colocados, con narcomensajes de la organización criminal Jalisco Nueva Generación, en el zócalo de San Martín Texmelucan.

Mientras en Camino Real a Cholula, a unos metros de la Universidad Madero (Umad), presuntos delincuentes persiguieron a su víctima para después asesinarlo a quemarropa con una escopeta.

En la semana también un comando disparó a cuatro hombres en plena vía pública de Santa María Moyotzingo –junta auxiliar de San Martín Texmelucan– ultimando a uno, hiriendo de muerte a otro más y lesionando al resto.